Anticapitalistas en la Otra

Anticapitalistas en la Sexta es un espacio de discusión y organización política de carácter anticapitalista e internacionalista, que busca enlazar las luchas y fortalecer la unidad de las y los trabajadoras de la Ciudad, el Campo, el Mar y el Aire, y del resto de l@s explotad@s por el sistema capitalista para avanzar en la construcción de un Programa Nacional de Lucha y su Plan de Insurrección. Como segundo propósito buscamos difundir las luchas, denuncias y actividades de los adherentes a La Sexta en el país y el mundo, y también de todos aquellos que que sin ser parte de La Sexta se encuentren abajo y a la izquierda.

contáctanos en: aaoc2010@gmail.com
Video del mes: Palabras del mes: Es preciso no olvidar que en virtud y por efecto de la solidaridad del proletariado, la emancipación del obrero no puede lograrse si no se realiza a la vez la liberación del campesino. De no ser así, la burguesía podría poner estas dos fuerzas, la una frente a la otra, y aprovecharse, por ejemplo, de la ignorancia de los campesinos para combatir y refrenar los justos impulsos de los trabajadores citadinos; del mismo modo que, si el caso se ofrece, podrá utilizar a los obreros poco conscientes y lanzarlos contra sus hermanos del campo. CARTA DE EMILIANO ZAPATA A GENARO AMEZCUA Tlaltizapán, Febrero 14, 1918

Firma en contra de la reactivación del proyecto de despojo en Atenco

miércoles, 12 de octubre de 2011

2 NOTAS IMPORTANTES SOBRE EL CASO DE LOS 5 CUBANOS PRISIONEROS DEL IMPERIO

La abusiva orden de la jueza Joan Lenard

por Andrés Gómez

A pesar de que a estas alturas del proceso judicial llevado por los
gobiernos de Estados Unidos en contra de los Cinco desde hace ya casi
once años nada nos debe sorprender, una vez más en el transcurso de
todos estos años no ha sido así.

La decisión de la jueza Joan Lenard del Tribunal Federal de Distrito
del Sur de la Florida, con sede en Miami, emitida el pasado viernes,
16 de septiembre, en relación a las condiciones de la fase de
“libertad” supervisada de tres años que es parte de la condena
original de René Gónzález, uno de los Cinco, impuesta en diciembre de
2001 por esta misma jueza, ésta se caracteriza en sus órdenes y
razonamientos por su despotismo y más profundo cinismo.

René fue encontrado culpable por el delito de no haberse inscrito como
agente de un gobierno extranjero en el escandaloso juicio celebrado a
los Cinco en Miami, proceso marcado por innumerables violaciones
procesales fundamentales.  La condena ordenada por la jueza Lenard
contra René fue la de 15 años más 3 años de libertad supervisada.  Fue
la menor condena impuesta a los Cinco.

En el terrorífico ambiente creado en Miami por la prensa en esta
ciudad, la fiscalía federal, los tribunales de justicia y las
organizaciones de la extrema derecha cubano americana, desde el
principio y a través de todos estos largos y penosos años en relación
al caso de los Cinco –la tormenta perfecta como la caracterizó la
ejemplar decisión del Onceno Tribunal de Apelaciones en agosto de
2005– cualquiera pudiera asociar el delito de ser “agente de un
gobierno extranjero” con la idea de que la persona acusada es alguien
malévolo, en este caso y en esta ciudad, por ejemplo, ser un espía del
gobierno cubano. Mas no es así.

Según la Ley de Inscripción de Agentes Extranjeros de 1938, un agente
extranjero es sencillamente una persona que representa los intereses
de una potencia extranjera.  Más nada. En la inmensa mayoría de los
casos tiene que ver con actividades de relaciones públicas o de
cabildeo.  Desde 1966 raramente se ha procesado a una persona u
organización por ese delito. Y nunca antes de René y  Fernando  (otro
de los Cinco también encontrado culpable del mismo delito) una persona
había sido sentenciado a condena tan excesiva por ese delito.

Si injusta y excesiva fue la condena original de René, más terrible
aun, porque ocurre después de haber René cumplido la totalidad de su
condena de injusto presidio, cumplida, además, con ejemplar conducta y
sin habérsele permitido ver a su esposa todo ese tiempo, es la
reciente decisión de la jueza Lenard en relación a la fase de libertad
supervisada.

René, ciudadano estadounidense por nacimiento, había solicitado
permiso para después del próximo 7 de octubre que es cuando cumple su
condena de 15 años en prisión, regresar a Cuba -René también es
ciudadano cubano– para estar nuevamente con su esposa e hijas, en vez
de permanecer los 3 años de libertad supervisada en Estados Unidos.

No sólo la jueza Lenard descartó la posibilidad que René regresara a
Cuba a estar con su familia sino que decidió que René cumpliera esos 3
años de libertad supervisada en Miami.

En Miami donde viven y conspiran libre e impunemente los terroristas
de la extrema derecha cubano americana cuyas organizaciones René había
infiltrado para así poder saber de sus criminales  planes y evitar que
éstos pudieran ejecutarse.  No se nos puede olvidar que esa y no otra
era la misión de los Cinco en Miami: evitar que se cometieran actos
terroristas.

Ahora René, por la duración de los 3 años de libertad supervisada,
estará a merced de esos terroristas culpables de tantos odiosos
crímenes, algunos de ellos cometidos aquí mismo.

¿Quién le garantizará su seguridad y su vida como la ley requiere? 
¿La policía de Miami? ¿El FBI?  Estas son las mismas autoridades que
les garantizan la impunidad a los terroristas.  ¿O serán otras
autoridades del gobierno federal?  Gobierno que nunca ha encausado a
terroristas culpables de detestables crímenes, como por ejemplo,
aquellos culpables del asesinato de Carlos Muñiz Varela, miembro de la
Brigada Antonio Maceo, crimen que sigue impune después de más de 30 años.

¿Esas son las autoridades que van a garantizar en Miami la seguridad y
la vida de René durante los 3 años de su fase carcelaria de libertad
supervisada?

Existen precedentes en los que a individuos, que no son ciudadanos
estadounidenses, una vez cumplidas sus condenas en prisión se les ha
permitido cumplir el término de su libertad supervisada en su país de
origen e, inclusive, también existen precedentes en los que a
ciudadanos estadounidenses, se les ha permitido cumplir, por razones
específicas, el término de su libertad supervisada en otros países.

Así que la alternativa presentada por el abogado de René, Philip
Horowitz, a la jueza Lenard para que le permitiera a René cumplir los
3 años de libertad supervisada en Cuba no sería excepción alguna. Al
contrario, es corriente que los tribunales aprueben casos de
individuos que no son ciudadanos estadounidenses y que después de
cumplidas sus condenas en prisión regresen a sus países de origen en
vez de permanecer en Estados Unidos cumpliendo el término de sus fases
de libertad supervisada. Uno pensara que la condición de René de ser
ciudadano cubano, por haber vivido en Cuba desde pequeño, además de
ser ciudadano estadounidense por nacimiento, ayudaría en lograr que se
le hubiera permitido a René a regresar a vivir con su familia en Cuba.

El abogado de René en su petición a la jueza Lenard, le recuerda que
las hijas de René, Irma e Ivette, solamente han podido ver a su padre
en prisión una sola vez al año, durante los largos años de su condena.
Y en el caso de la menor de las dos, Ivette, René en las palabras de
su abogado “[René] no ha podido ser padre a la más pequeña [Ivette] ya
que ésta era una bebé cuando él fuera arrestado en 1998… No hay
justificación para mantener separado al acusado de sus padres, esposa
e hijas”, mantiene en su petición el abogado de René.

Las autoridades federales pertinentes tienen que estar conscientes del
grave riesgo para la vida de René forzándolo a permanecer aquí durante
todo ese tiempo. ¿Qué pretende el gobierno de Estados Unidos
manteniendo a René aquí durante los próximos tres largos años? Porque
es el gobierno federal el que insiste mantenerlo aquí, ya que como los
documentos correspondientes demuestran, la decisión de la jueza Lenard
sobre esta cuestión refleja fielmente la opinión de la Fiscalía, que
es el gobierno. La jueza Lenard no ha decido nada en este fallo que el
gobierno no haya requerido de ella.

¿Entonces, qué? En vez de, como cualquiera con sentido común hubiese
pensado, por los graves riesgos que entraña a la vida de René
permanecer en Estados Unidos en libertad supervisada por tres años por
parte de los terroristas de la extrema derecha cubano americana
-algunas de cuyas organizaciones René infiltró para saber de sus
odiosos planes y así frustrarlos –, el gobierno federal hubiese
accedido de buena gana a que René regresara a Cuba para quitarse esa
terrible posibilidad de encima. Pero, en vez de eso, lo obliga a
permanecer aquí.

¿Que subvaloran las agencias de inteligencia del gobierno de Estados
Unidos el salvajismo innato a la naturaleza de estos terroristas, en
este caso, sedientos de venganza, de revancha, contra René? ¿Cómo
puede uno creer semejante tontería? ¿Por qué sino fueron escogidos
esos jefes terroristas por esas mismas agencias de inteligencia para
realizar las campañas terroristas en contra del pueblo cubano?

Pecaré de ingenuo y me atreveré a pensar que las autoridades del
gobierno federal desconocen quiénes son los terroristas y dónde se
encuentran… o si realmente existen aquí esos terroristas.

¡Ah!, entonces vayamos a una de las “condiciones especiales” que
forman parte de la condena de René y que fuera confirmada en la
reciente decisión de la jueza Lenard del 16 de septiembre pasado: “Se
le prohíbe al acusado de asociarse o visitar lugares específicos donde
individuos o grupos terroristas, o miembros de organizaciones que
abogan a favor de la violencia, o figuras del crimen organizado se
saben que están o que frecuentan”.

Por lo tanto, sin a lugar a dudas, dada esa orden como una de las
“condiciones especiales” de la fase de libertad supervisada de René:
Uno, las autoridades federales saben quiénes son los terroristas; dos,
esas autoridades saben que los terroristas se agrupan en
organizaciones determinadas; y tres, esas autoridades saben los
lugares específicos dónde se encuentran los terroristas.

¿Pudiera concebirse algo más escandaloso e impúdico?

En manos de personas que decidieron, e implementarán, esa “condición
especial” de la fase carcelaria de libertad supervisada de René,
dependerá su vida aquí durante los próximos tres años.

(Andrés Gómez es uno de los dirigentes de la fuerzas progresistas
dentro de la comunidad cubano-americana)

-------------------------------
(tomado de la revista SIEMPRE
http://www.siempre.com.mx/2011/10/en-manos-de-obama-liberar-a-los-cinc
o-heroes-cubanos/ )

En manos de Obama, liberar a los Cinco Héroes Cubanos

  
Entrevista a Manuel Aguilera de la Paz/Embajador de Cuba en México

Por Moisés Castillo

Desde hace 13 años, Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Ramón
Labañino, Fernando González y René González se encuentran encarcelados
en Estados Unidos condenados a penas que oscilan entre 15 años de
cárcel y cuatro cadenas perpetuas por conspiración y espionaje.

Las autoridades cubanas han reconocido que los cinco oficiales
infiltrados realizaban tareas de vigilancia a los grupos
anticastristas en Florida, pero niegan rotundamente que su labor
atentara contra la seguridad nacional de Estados Unidos.
Durante años, los llamados “cinco héroes cubanos” pasaron informes a
La Habana, hasta que el FBI los capturó en septiembre de 1998.

Según las autoridades cubanas, la misión de los cinco héroes no era
espiar al gobierno de Estados Unidos, sino adentrarse en los grupos
terroristas de Florida y obtener informes sobre posibles actos de
sabotaje contra la isla.

Para Manuel Aguilera de la Paz, embajador de Cuba en México, el
proceso legal contra sus compatriotas está salpicado de
irregularidades y afirma que la última palabra la tiene el presidente
Barack Obama para que sean liberados, ya que se agotaron todas las
vías judiciales.

“En 2009 —detalla el diplomático—, la Corte Suprema de Justicia de
Estados Unidos rechazó revisar el caso sin dar ningún argumento y lo
que queda es que el presidente Obama pudiera ejercer su facultad
constitucional para liberarlos como una cuestión de justicia y de
respeto a los derechos humanos de cinco hombres que no cometieron
ningún delito.”

El Parlamento cubano los nombró héroes y se les entregó ese título
honorífico por su “actitud valiente” porque rechazaron las ofertas de
traicionar la Revolución Cubana.

El caso de los cinco héroes recobra vigencia cada 12 de septiembre a
favor de su liberación a nivel mundial. Se han realizado actividades
por parte del Comité Internacional por la Liberación de los Cinco, uno
de los 288 creados en 97 países.
Piden liberación

Personalidades del mundo del espectáculo y la cultura como Danny
Glover, Susan Sarandon, Jackson Browne, Martin Sheen, Bonnie Rait,
Pete Seeger, Elliot Gould y Oliver Stone han respaldado la iniciativa
del ex mandatario James Carter por la liberación de los cinco
antiterroristas presos.

Recientemente, Juanes, Olga Tañón, Miguel Bosé y el actor Rodrigo
Santoro se adhirieron a una carta enviada al presidente Obama para que
deje en libertad a los cinco cubanos encarcelados. Las firmas se
sumaron a las de Sean Penn y Benicio del Toro.

Según el embajador Aguilera de la Paz, las acciones terroristas de las
organizaciones anticubanas han dejado un saldo de casi 3 mil 500
muertos y 2 mil cubanos heridos y cuantiosos daños materiales durante
más de cuatro décadas.

“Los verdaderos terroristas —agrega— están libres y gozan de impunidad
en Estados Unidos. A Luis Posada Carriles, un connotadísimo terrorista
autor intelectual confeso de la voladura del avión de Cubana de
Aviación en 1976, autor confeso de la colocación de bombas en hoteles
en La Habana en 1997 donde murió un turista italiano, no lo juzgaron
por terrorista en Estados Unidos.”

¿Cuál es la situación jurídica de los cinco cubanos?

Se cumplen 13 años de injusta prisión, sobre todo cuando se trata de
una injusticia flagrante. Ya se han agotado todas las vías judiciales.
La solidaridad internacional que ha crecido mucho en los últimos años
trata de romper el muro de silencio que han construido los grandes
medios de comunicación. Esperamos que la opinión pública
norteamericana conozca realmente que se ha cometido una injusticia.
Confiamos en que exigirá a su gobierno que libere de inmediato a estos
cinco hombres que son luchadores antiterroristas y verdaderos
patriotas cubanos.

¿Por qué afirma que este caso es parte de la política anticubana por
parte de Washington?

Para entender este asunto hay que saber y conocer que tras el triunfo
de la Revolución en 1959 emigró hacia Estados Unidos la oligarquía
criolla que estaba vinculada con el régimen de Fulgencio Batista. Esa
primera oleada migratoria fue el caldo de cultivo para la creación de
grupos terroristas financiados y creados por la Agencia Central de
Inteligencia. La primera gran acción terrorista fue la invasión
mercenaria por playa Girón en abril de 1961 y después lanzaron ataques
a pueblos costeros, incendiaron comercios, fábricas y plantaciones,
sembraron epidemias como la fiebre porcina y el dengue hemorrágico en
1980. Además fraguaron más de 600 planes de asesinato contra Fidel
Castro y otros dirigentes de la Revolución.

Irregularidades en el caso

¿Por qué asegura que los cinco cubanos no eran espías como dice Estados Unidos?

No era su trabajo, pero los acusaron de conspiración para cometer
espionaje y a tres de ellos los condenaron a cadena perpetua. La
defensa no tuvo acceso a los documentos que les incautaron porque la
fiscalía decidió clasificarlos como secretos.

Se solicitó que el juicio no fuera en Miami porque en esa comunidad
hay muchos prejuicios contra el gobierno de Cuba y la jueza no lo
aceptó. La fiscalía pidió que se les retirara un cargo de conspiración
para cometer asesinato a uno de ellos porque no tenían pruebas, sin
embargo la jueza no desestimó ese cargo y condenó a otra cadena
perpetua a Gerardo Hernández que tiene dos.

¿Qué otras irregularidades han detectado?

La Corte de Apelaciones de Atlanta en 2004 dictaminó que el proceso
había sido injusto. Anuló la sentencia y decidió que se les hiciera un
nuevo juicio. Sin embargo, el gobierno apeló esta decisión, pero la
Corte la declaró no válida al cabo de un año. Sin embargo, la Corte
Suprema no aceptó revisar el caso a pesar de que hubo documentos
presentados por los abogados defensores, uno de ellos por el Senado de
México, otro firmado por diez premios Nobel. Hay una cantidad de
irregularidades que demuestran que este fue un proceso esencialmente político.

En estos 13 años, ¿existe un apoyo real en México?

En México hay 20 comités de solidaridad y todos los años se desarrolla
a partir del 12 de septiembre una serie de jornadas por la liberación
de los cinco héroes cubanos con el objetivo central de divulgar la
verdad. También el Congreso mexicano en estos años ha aprobado varios
puntos de acuerdo solicitando al Congreso de Estados Unidos que le
pida al gobierno que revise el caso y que se realice un juicio justo.

No hay fecha límite

¿La última decisión la tiene Barack Obama? ¿Han tenido acercamientos?

No ha habido ninguna negociación al respecto, nosotros vemos una total
falta de voluntad política en el señor Obama para cambiar la política
fracasada de hostigamiento hacia Cuba que incluye que se haga justicia
en este caso. No hemos visto ninguna voluntad política y ningún gesto
en este sentido, pero por eso pensamos que hay que informar y abrir la
brecha de información, llegar a la opinión pública norteamericana para
que sea el pueblo norteamericano, como ocurrió en caso del niño Elián
González, el que exija a sus autoridades que se haga justicia.

¿Hay una fecha fatal?

No hay fechas límite. La fecha límite es cuando el presidente Obama
entregue el cargo —si es que no es reelegido— a su sucesor y el nuevo
mandatario pueda hacer justicia. El límite lo pone la paciencia y el
tamaño de esta injusticia por el tiempo que llevan estos cinco hombres
injustamente presos y separados de sus familiares, a los que también
han puesto obstáculos para visitarlos; las esposas de dos de ellos que
están condenados a cadena perpetua no han podido visitarlos porque las
autoridades no lo han permitido.

¿Han tenido comunicación directa con los presos?

Es asombroso y admirable el espíritu que ellos mantienen. Algunas
personas sí pueden hablar por teléfono con ellos, algunos familiares
los han podido visitar y es impresionante el estado de ánimo y la
firmeza que mantienen en todo momento. He tenido la oportunidad de
hablar con René González hace unos meses, vino por aquí su hermano, le
llamó y conversé con él. Hablé con una persona que no podía pensarse
que estaba presa desde hace 13 años y por el estado de ánimo y la
firmeza en su voz y optimismo.

¿Qué tan importante es este caso en su política exterior?

Es prioritario. Es un tema crucial porque es un tema político, es una
más de las agresiones de Estados Unidos contra nuestro país, es un
elemento de la política hostil del imperio contra la revolución. Es
una gran injusticia. Nosotros defendemos a los ciudadanos cubanos en
cualquier parte del mundo y además porque se trata de cinco héroes que
para el pueblo cubano ellos simbolizan nuestro espíritu de lucha: la
voluntad de resistencia de preservar a toda costa la soberanía que
hemos logrado en estos 50 años.

¿Sigue vigente el “trueque” que alguna vez propuso el presidente Raúl Castro?

Esa fue una posibilidad. Estados Unidos ha canjeado históricamente a
verdaderos espías en algunos casos israelitas, rusos y de otras
naciones, los ha canjeado o los ha amnistiado en un tiempo breve. Ha
sido una práctica de la administración norteamericana, la única
excepción hasta ahora son estos cinco cubanos. Evidentemente hay un
ensañamiento especial con todo lo que se refiere a Cuba. El presidente
Raúl Castro en algunas ocasiones planteó que estábamos dispuestos a
canjear a nuestros compañeros por algunos de los mercenarios que en
Cuba trabajan pagados por la sección de intereses de Estados Unidos
contra su propio pueblo. Sin embargo, no hubo respuesta a esa propuesta.

¿Tiene esperanza de que saldrán libres?

En lo personal tengo una gran confianza en que ellos van a ser
liberados. No hay mal que dure 100 años, tiene que cambiar la política
de Estados Unidos hacia Cuba. Nosotros llevamos 50 años sometidos a un
bloqueo económico comercial y financiero que nos ha hecho mucho daño y
que ha sido denunciado internacionalmente y ellos han hecho caso
omiso. Pero nosotros seguimos insistiendo porque confiamos en la
justicia y que tenemos la razón.

Antonio Guerrero
· Miami, 53 años
· Ingeniero en construcción de aeródromos, poeta y pintor con dos hijos.

Fernando González
La Habana, 48 años
· Egresado del Instituto de Relaciones Internacionales de la
cancillería cubana, casado.

Gerardo Hernández
· La Habana, 46 años
· Graduado del ISRI, caricaturista, casado.

Ramón Labañino
· La Habana, 48 años
· Licenciado en economía por la Universidad de La Habana, casado y con
tres hijas.

René González
· Chicago, 55 años
· Piloto e instructor de vuelo, casado, con dos hijas.

Imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Videos

Loading...

Catálogo de la cooperativa de Muebles Tintero en PDF