Anticapitalistas en la Otra

Anticapitalistas en la Sexta es un espacio de discusión y organización política de carácter anticapitalista e internacionalista, que busca enlazar las luchas y fortalecer la unidad de las y los trabajadoras de la Ciudad, el Campo, el Mar y el Aire, y del resto de l@s explotad@s por el sistema capitalista para avanzar en la construcción de un Programa Nacional de Lucha y su Plan de Insurrección. Como segundo propósito buscamos difundir las luchas, denuncias y actividades de los adherentes a La Sexta en el país y el mundo, y también de todos aquellos que que sin ser parte de La Sexta se encuentren abajo y a la izquierda.

contáctanos en: aaoc2010@gmail.com
Video del mes: Palabras del mes: Es preciso no olvidar que en virtud y por efecto de la solidaridad del proletariado, la emancipación del obrero no puede lograrse si no se realiza a la vez la liberación del campesino. De no ser así, la burguesía podría poner estas dos fuerzas, la una frente a la otra, y aprovecharse, por ejemplo, de la ignorancia de los campesinos para combatir y refrenar los justos impulsos de los trabajadores citadinos; del mismo modo que, si el caso se ofrece, podrá utilizar a los obreros poco conscientes y lanzarlos contra sus hermanos del campo. CARTA DE EMILIANO ZAPATA A GENARO AMEZCUA Tlaltizapán, Febrero 14, 1918

Firma en contra de la reactivación del proyecto de despojo en Atenco

lunes, 5 de marzo de 2012

En época de confusión, surge una leve claridad

En época de confusión, surge una leve claridad

Domingo, 04 de Marzo de 2012 10:06 Rómulo Pardo Silva
El Clarín de Chile
atenasmayo2010Si se observan las líneas básicas de la situación presente se ve un quiebre inédito en la relación del hombre con el planeta: se alcanzó los límites del ‘hogar’ y tendrá que cambiar su forma de vida.
Al no aceptar esa objetividad los discursos y acciones de multitudes movilizadas, grupos de poder y militantes de izquierda, carecen de una dirección coherente. Dan vueltas contradictorias según las coyunturas. Los ocupas, Siria, Libia, los indignados, el fin del casquete Ártico, el hambre en África… son piezas que no encajan en una visión.
Centros académicos y de investigación conocidos como ‘think tank’ le han aconsejado al Grupo de los 20 tratar temas más allá de los coyunturales como la crisis en Europa, ocuparse de los retos de mediano y largo plazo… el empleo, el desarrollo sustentable… el impulso al crecimiento verde, el financiamiento para enfrentar el cambio climático, la seguridad alimentaria [Xinhua].

Por su dependencia del sistema ellos no llegan a la raíz, la inviabilidad del capitalismo, pero develan que no se piensa sobre lo que sucederá al hoy.

En marchas masivas algunos jóvenes europeos expresan su rechazo a vivir como los chinos, en países en desarrollo se lucha por mejoramientos particulares dentro del orden. No buscan una explicación para toda la humanidad que incluya a los más pobres y seguramente no saben que les tocó vivir en el momento en que el mundo ya no podrá seguir siendo explotado como lo ha sido desde la revolución industrial.

Para proyectar su presente, rabiosos los empresarios globales occidentales –pese a todo los más claros- mediante campañas de prensa publicitarias, sabotajes, sobornos, bloqueos, intervenciones armadas, se abalanzan tras los recursos de Iraq, Irán, Libia, Venezuela…; pero al mismo tiempo vacilan sopesando el giro histórico que implican sus últimos fracasos militares, su debilidad económica, la inestabilidad por el descontento de sus pueblos, la resistencia nuclear quizás imposible de doblegar del capitalismo ruso y los comunistas y empresarios chinos, que tratan de asegurarse un trozo de un crecimiento material insostenible.
Lo peor es que la misma perplejidad se da en izquierdistas que creen que aún están las condiciones naturales que de alguna manera había en el siglo 20 o que no es conveniente contradecir la ilusión popular de una abundancia revolucionaria para siempre.
La época es difícil pero comprensible, si se quiere entenderla, el desconcierto es responsabilidad personal.
La piedra angular del pensamiento debe ser que la historia que viene –si no ocurre lo peor, una guerra atómica a la que no se sobreviva- será absolutamente diferente a todo lo conocido.
Afortunadamente hay pequeñas señales de una reorientación de la vida social hacia un regreso a lo sostenible y simple.
Hugo Chávez dirigiéndose a trabajadores los llamó a “vencer los demonios y ambiciones materialistas”. [Telesur]
En China el partido comunista ha ordenado a los medios de comunicación dar una intensa cobertura a la campaña “Aprender de Lei Feng” destinada a impulsar a la gente a ‘practicar las buenas obras’. Lei Fei, un joven soldado chino de la década de los 60 del siglo XX, se hizo famoso por haber dedicado casi todo su tiempo libre y dinero para ayudar desinteresadamente a los necesitados. Como parte de ella Xinhua contrapuso “la erosión de la adoración al dinero, el hedonismo y el individualismo extremo” y la pregunta "¿Si fueras una gota de agua, te gustaría proporcionar humedad a los campos; si fueras un rayo de sol te gustaría iluminar una porción de la oscuridad; si fueras grano de arroz, te gustaría alimentar una vida?"
La humanidad tendrá que ir constatando que el Hombre nuevo no era una opción sino una necesidad de la biosfera. Hay que ser actor de ese esclarecimiento.
Rómulo Pardo Silva


Imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Videos

Loading...

Catálogo de la cooperativa de Muebles Tintero en PDF