Anticapitalistas en la Otra

Anticapitalistas en la Sexta es un espacio de discusión y organización política de carácter anticapitalista e internacionalista, que busca enlazar las luchas y fortalecer la unidad de las y los trabajadoras de la Ciudad, el Campo, el Mar y el Aire, y del resto de l@s explotad@s por el sistema capitalista para avanzar en la construcción de un Programa Nacional de Lucha y su Plan de Insurrección. Como segundo propósito buscamos difundir las luchas, denuncias y actividades de los adherentes a La Sexta en el país y el mundo, y también de todos aquellos que que sin ser parte de La Sexta se encuentren abajo y a la izquierda.

contáctanos en: aaoc2010@gmail.com
Video del mes: Palabras del mes: Es preciso no olvidar que en virtud y por efecto de la solidaridad del proletariado, la emancipación del obrero no puede lograrse si no se realiza a la vez la liberación del campesino. De no ser así, la burguesía podría poner estas dos fuerzas, la una frente a la otra, y aprovecharse, por ejemplo, de la ignorancia de los campesinos para combatir y refrenar los justos impulsos de los trabajadores citadinos; del mismo modo que, si el caso se ofrece, podrá utilizar a los obreros poco conscientes y lanzarlos contra sus hermanos del campo. CARTA DE EMILIANO ZAPATA A GENARO AMEZCUA Tlaltizapán, Febrero 14, 1918

Firma en contra de la reactivación del proyecto de despojo en Atenco

miércoles, 4 de enero de 2012

Hermann Bellinghausen: Juntos, al margen del Estado, movimientos antisistémicos

Comunidades zapatistas, ejemplo de nuevas formas de gobierno
Juntos, al margen del Estado, movimientos antisistémicos
Indígenas y políticos, polos opuestos de la democracia institucional
Foto
Guillermo Villaseñor, Javier Sicilia y Paulina Fernández hacen un minuto de silencio en memoria de las víctimas del crimen organizado, durante el seminario realizado en San Cristóbal de las Casas para celebrar el 18 aniversario del levantamiento armado del EZLNFoto Moysés Zùñiga Santiago
Hermann Bellinghausen
Enviado
Periódico La Jornada
Lunes 2 de enero de 2012, p. 8
San Cristóbal de las Casas, Chis., 1° de enero. Los actuales movimientos antisistémicos “podemos mantenernos juntos en un profundo diálogo al margen del Estado y su economía”, como lo han hecho las comunidades zapatistas “creando formas pedagógicas y de gobierno”, señaló Javier Sicilia durante la tercera jornada del Seminario Internacional de Reflexión y Análisis que se realiza en esta ciudad.
Paulina Fernández y Gustavo Esteva, desde enfoques y con talantes muy diferentes, coincidieron con Sicilia en su valoración de la experiencia de autonomía y gobierno zapatista como un elemento de gran ejemplaridad en este momento en el que, confiaría más tarde –aunque en ausencia– Pablo González Casanova, “el 99 por ciento va a ganar”.
En la primera sesión se dio lectura a un breve mensaje de Marcos Roitman, enviado desde Madrid, quien además de manifestar su “adhesión” al seminario, reiteró su apoyo al Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), “arma del pensamiento crítico” para alcanzar la justicia, la libertad y la democracia, al hacer posibles alternativas a los gobiernos de los mercados en el mundo.
En lo que resultó un verdadero desnudamiento crítico de la rapacidad de los políticos de todos los signos y el papel deformador de los partidos legales en la práctica democrática como mero negocio, Paulina Fernández, quien ha venido estudiando de cerca el funcionamiento real y cotidiano de los gobiernos autónomos zapatistas, contrastó con datos y ejemplos estas dos formas diversas e irreconciliables de ejercer las responsabilidades de gobierno y representación.
Relató llanamente la experiencia “del compa Jolil” y las motivaciones que lo llevaron a participar en un consejo municipal autónomo, oponiéndola a las escandalosas cifras de lo que nos cuestan los políticos y gobernantes, con sus sueldos y beneficios, sea en cargos de representación que de gobierno o estructura partidaria. Miles de millones de pesos, la descomposición y la falta de compromiso son demostración “de lo que está hecha la democracia que nos han impuesto”, en un país profundamente desigual.
En un polo opuesto está la experiencia del “compa” indígena a quien la investigadora ha podido acompañar y conocer a lo largo de dos años de ser “consejo”, como llaman las comunidades zapatistas a quienes realizan funciones de gobierno. Sin remuneración económica ni necesidad de “saber” gobernar, los indígenas participan por elección de sus comunidades en estructuras de deliberación y decisión colectivas cuya única razón de ser es el servicio. Fernández señaló “la impudicia” de muchos de los políticos que se postulan sin haber rendido cuentas de sus funciones anteriores, o con cuentas pendientes todavía. “Buscan el fuero que los proteja por las trapacerías de su cargo anterior”.
“Todos los compas le entran a todos los trabajos”, destacó enseguida. Realizan un “gobierno diferente”. A Jolil lo ha visto trabajar durante dos años “en el poder”, donde “ha crecido como zapatista y como persona, sin corromperse”. Atribuye este logro a los objetivos claros de la lucha del EZLN y las comunidades que, “sin rendirse”, mantienen “la solidez moral de la organización zapatista”.
Gustavo Esteva, ausente el Seminario por motivos de salud, al igual que el doctor Pablo González Casanova y el filósofo Luis Villoro, envió una ponencia en la que, siguiendo sus recientes reflexiones en las páginas de La Jornada, ubica el momento actual no “al borde del abismo”, pues “ya caímos en él y no se le ve fondo”.
Compartiendo con Fernández la descalificación de la llamada “democracia” institucional, donde las elecciones son “un circo de tres pistas”, mientras transcurre “el monstruoso y disparatado plan de guerra de Felipe Calderón, que volvió un problema de salud pública en uno de seguridad nacional”, que ha desembocado en “una guerra civil sin claridad entre los bandos en pugna”, Esteva se pregunta repetidamente: “¿Por qué nos dejamos llevar a este punto?”
Citando al subcomandante Marcos, destaca cómo se está destruyendo así el tejido social de un país donde dominan “escándalos de los demasiado ricos y los demasiado pobres”. Refiriéndose a Iván Ilich como autor cardinal, en consonancia con Sicilia y Jean Robert, Esteva piensa que el antídoto contra la “creencia fundamentalista” en una democracia donde “las elecciones sirven para definir quién estará cargo de apretar el gatillo”, está en las nuevas actitudes, “alternativas a la wallmartización de mundo”. Lo que podría ser “otra izquierda” alimentada de las protestas mundiales, los ocupas e indignados que se escucharon ayer en este seminario.
El poeta Javier Sicilia se refirió a “los nuevos pobres” desde la certidumbre de que el cambio sólo vendrá si no se “echa el vino nuevo en odres viejos”. Comparando los movimientos zapatista y el de la Paz con Justicia y Dignidad, subrayó sus similitudes, pues “nacen de la idea de que se puede transformar las condiciones impuestas por el Estado”. Son, dijo, “formas nuevas que preludian lo que se gesta en medio del presente desastre”.


Imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Videos

Loading...

Catálogo de la cooperativa de Muebles Tintero en PDF