Anticapitalistas en la Otra

Anticapitalistas en la Sexta es un espacio de discusión y organización política de carácter anticapitalista e internacionalista, que busca enlazar las luchas y fortalecer la unidad de las y los trabajadoras de la Ciudad, el Campo, el Mar y el Aire, y del resto de l@s explotad@s por el sistema capitalista para avanzar en la construcción de un Programa Nacional de Lucha y su Plan de Insurrección. Como segundo propósito buscamos difundir las luchas, denuncias y actividades de los adherentes a La Sexta en el país y el mundo, y también de todos aquellos que que sin ser parte de La Sexta se encuentren abajo y a la izquierda.

contáctanos en: aaoc2010@gmail.com
Video del mes: Palabras del mes: Es preciso no olvidar que en virtud y por efecto de la solidaridad del proletariado, la emancipación del obrero no puede lograrse si no se realiza a la vez la liberación del campesino. De no ser así, la burguesía podría poner estas dos fuerzas, la una frente a la otra, y aprovecharse, por ejemplo, de la ignorancia de los campesinos para combatir y refrenar los justos impulsos de los trabajadores citadinos; del mismo modo que, si el caso se ofrece, podrá utilizar a los obreros poco conscientes y lanzarlos contra sus hermanos del campo. CARTA DE EMILIANO ZAPATA A GENARO AMEZCUA Tlaltizapán, Febrero 14, 1918

Firma en contra de la reactivación del proyecto de despojo en Atenco

jueves, 13 de septiembre de 2012

Mineros Sudafricanos dispuestos a todo



La tensión crece en Sudáfrica
Miles de trabajadores armados con palos marchan junto a la mina donde se desencadenó la matanza de sus compañeros hace un mes, que ha sumido al país en la peor crisis social desde el fin del Apartheid
Archivado en:

Una columna de trabajadores marcha sobre la mina Lonmin en Marikana. / SIPHIWE SIBEKO (REUTERS)
Las protestas de los mineros en Sudáfrica continúan y se extienden por el país. Hoy, unos 10.000 trabajadores han marchado de un pozo a otro de una mina de la empresa británica Lonmin. La columna de mineros llegó a ocupar alrededor de un kilómetro y medio de los dos carriles de una autovía, rodeada por policías antidisturbios fuertemente armados. Como en protestas anteriores, muchos de los mineros también iban armados con palos, machetes y lanzas.
"Estamos buscando a los mineros que han ido a trabajar. Si los encontramos, los tenemos que matar", declaró a la agencia Reuters uno de los manifestantes, Umpho, de 23 años, que iba armado con un palo y que no quiso dar su apellido.
Sudáfrica lleva varias semanas sumida en su peor crisis social desde el fin del régimen racista del Apartheid en 1994. Miles de trabajadores de varias minas de platino y de oro llevan días y semanas sin trabajar y crece la tensión en todo el país.
Hoy se cumple un mes desde que unos 3.000 trabajadores de la mina de platino de Lonmin en Marikana abandonaran sus puestos de trabajo para exigir una mejora de sus condiciones laborales y un considerable aumento de sueldo.
Desde el 10 de agosto, sucesivas protestas y enfrentamientos entre varias facciones de mineros y las fuerzas de seguridad han conllevado la muerte de al menos 40 mineros, dos guardas de seguridad y dos policías. El peor incidente se vivió el 16 de agosto, cuando al menos 34 mineros murieron y 73 resultaron heridos por disparos de la policía en Marikana, mientras que otros 270 fueron arrestados.
Más tarde, y usando una ley de la época del Apartheid, la Fiscalía sudafricana acusó a esos 270 mineros del asesinato de sus 34 compañeros. Los cargos fueron retirados provisionalmente pocos después cuando esta decisión provocó una oleada de críticas desde dentro y fuera de Sudáfrica.
Las huelgas y protestas se fueron extendiendo a otras minas y hoy lunes unos 15.000 trabajadores de una mina de oro de la compañía sudafricana Gold Fields han abandonado sus puestos. La empresa ha dicho que no estaban claras las razones de esta huelga pero que había mineros que habían intimidado a otros para que no acudieran a trabajar.
Descontento por la desigualdad
Aunque son las acciones de los mineros las que han atraído la atención internacional, hace ya tiempo que en Sudáfrica hay manifestaciones casi cada semana que protestan por la falta de acceso adecuado a los servicios públicos como el agua corriente, la electricidad, la educación o la sanidad.
Este clima de tensión social responde a un descontento generalizado entre las clases bajas de Sudáfrica, que han visto cómo el crecimiento económico del país tras fin del Apartheid en 1994 ha beneficiado sobre todo a la minoría blanca y a la nueva élite negra en el poder, mientras que la mayoría de la población sigue viviendo en la pobreza.
Por ejemplo, y aunque la pobreza se ha reducido en términos absolutos, la esperanza de vida ha pasado de 61 años en 1994 a 52 en 2010. También en estos años, los ricos han aumentado tanto su riqueza que Sudáfrica tiene el mayor coeficiente Gini del mundo, que mide la desigualdad económica dentro de un país, todo según datos del Banco Mundial.
"Si el Gobierno no trata todas estos problemas, nos podemos estar dirigiendo hacia algún tipo de revolución como las de la Primavera Árabe y puede que ya no estemos demasiado lejos", señala desde Pretoria Johan Burger, investigador sénior en el programa de Crimen y Justicia del Institute for Security Studies.

Información enviada por Trabajadores Autónomos de UNIROYAL


Imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Videos

Loading...

Catálogo de la cooperativa de Muebles Tintero en PDF