Anticapitalistas en la Otra

Anticapitalistas en la Sexta es un espacio de discusión y organización política de carácter anticapitalista e internacionalista, que busca enlazar las luchas y fortalecer la unidad de las y los trabajadoras de la Ciudad, el Campo, el Mar y el Aire, y del resto de l@s explotad@s por el sistema capitalista para avanzar en la construcción de un Programa Nacional de Lucha y su Plan de Insurrección. Como segundo propósito buscamos difundir las luchas, denuncias y actividades de los adherentes a La Sexta en el país y el mundo, y también de todos aquellos que que sin ser parte de La Sexta se encuentren abajo y a la izquierda.

contáctanos en: aaoc2010@gmail.com
Video del mes: Palabras del mes: Es preciso no olvidar que en virtud y por efecto de la solidaridad del proletariado, la emancipación del obrero no puede lograrse si no se realiza a la vez la liberación del campesino. De no ser así, la burguesía podría poner estas dos fuerzas, la una frente a la otra, y aprovecharse, por ejemplo, de la ignorancia de los campesinos para combatir y refrenar los justos impulsos de los trabajadores citadinos; del mismo modo que, si el caso se ofrece, podrá utilizar a los obreros poco conscientes y lanzarlos contra sus hermanos del campo. CARTA DE EMILIANO ZAPATA A GENARO AMEZCUA Tlaltizapán, Febrero 14, 1918

Firma en contra de la reactivación del proyecto de despojo en Atenco

lunes, 17 de septiembre de 2012

El contrainforme del movimiento #YoSoy132

Gilberto López y Rivas
Pertenecer al grupo gobernante de este país puede ocasionar graves desarreglos en la percepción de la realidad circundante, al sufrir una sicopatología que los expertos denominan distorsión cognitiva crónica de clase, misma que en los últimos años se ha extendido entre los más altos funcionarios de los tres poderes, sin excluir a los de otras instancias específicas, como el IFE y el tribunal electoral. Esto lo sabe bien el movimiento #YoSoy132, cuyos integrantes –en un esfuerzo de restructuración cognitiva– elaboraron un contrainforme para dilucidar lo que realmente ha sido el sexenio del peor Ejecutivo federal que se registra en la triste historia del presidencialismo mexicano.
El contrainforme parte de un análisis crítico y fundado de la situación que viven los mexicanos al terminar el gobierno calderonista y refuta la versión oficial propalada por los medios de comunicación masiva, al concluir que su sexenio ha estado lleno de hambre, exclusión, desinformación, desigualdad, enfermedad, despojo, represión y muerte. Felipe Calderón es responsable por estos seis años de decisiones tomadas a espaldas de la sociedad. Sabemos que este gobierno ha sido la continuación de un sistema corrupto, donde unos cuantos imponen sus intereses sobre las necesidades de los más, y sabemos que con Enrique Peña Nieto este sistema simplemente tomará un nuevo rostro y otra vez nosotros, la sociedad, pagaremos los costos impuestos por esta clase política. Pero también sabemos que hoy tenemos la posibilidad de organizarnos, de resistir contra estas políticas, de proponer un país diferente.
Con este afán propositivo, el documento esta estructurado en seis ejes emblemáticos. 1) Democratización de los medios de comunicación, información y difusión. 2) Cambio al modelo educativo, científico y tecnológico. 3) Cambio al modelo económico neoliberal. 4) Cambio al modelo de seguridad nacional y justicia. 5) Transformación política y vinculación con los movimientos sociales. 6) Cambio al modelo de salud.
En relación con los medios de información se le considera un sexenio muerto, en el que se propició la concentración en manos de las mismas voraces empresas que han secuestrado el espectro radioeléctrico propiedad de los mexicanos. Se persiguió y violentó a ciudadanos que buscan crear sus medios a través de radios comunitarias; y se caracterizó por las persecuciones, agresiones y asesinatos de periodistas. De igual manera, la política en torno a educación, ciencia, tecnología y arte (y añadiría protección del patrimonio cultural de la nación) presentada en el sexenio de Felipe Calderón antepone los intereses del sector empresarial nacional y global sobre las necesidades sociales. Se concluye, asimismo, que el sexenio de Calderón sólo ha profundizado un modelo económico basado en la pobreza y la marginación de la mayoría de la población, en la explotación de los recursos naturales a costa de las comunidades y donde el objetivo primordial es la ganancia de los grandes capitales, nacionales e internacionales. El movimiento #YoSoy132 está consciente de que el mercado no es la panacea para la solución de los males sociales y que el gobierno y la sociedad deben jugar un rol fundamental para resolver los problemas económicos que aquejan al país. El neoliberalismo nos empobrece, excluye, margina y violenta: es por eso que el movimiento #YoSoy132 se pronuncia a favor de una economía humana, justa, soberana, sustentable y de paz. Para este movimiento, como para muchos analistas, la guerra contra el narcotráfico declarada por Calderón desde el inicio de su gobierno encubre una estrategia de “legitimación de un gobierno emanado de un proceso electoral cuestionado y la necesidad de aumentar los lazos de subordinación diplomática, política y militar del Estado mexicano con la política de seguridad nacional de la Casa Blanca, esto mediante la firma de planes y tratados internacionales como la Alianza para la Prosperidad de América del Norte (ASPAN por sus siglas en inglés) y el Plan Mérida…La guerra, esta guerra que los ciudadanos no pedimos, ha causado una verdadera catástrofe social: 80 mil muertos, 250 mil desplazados de manera forzada, 30 mil desaparecidos, 20 mil huérfanos y 5 mil niños asesinados”. En lo político, el gobierno de Calderón no impulsó una democratización del Estado, sino por el contrario, profundizó sus aspectos más autoritarios. Las reformas electorales preservaron un sistema en el que la política es monopolizada por los partidos, cada vez más alejados de la sociedad y subordinados a los grupos de poder y a las grandes televisoras, bloqueando el acceso a una verdadera participación social. El corporativismo y el clientelismo siguen siendo las formas en las que el gobierno se relaciona con la sociedad. También, “el autoritarismo y la profunda violencia han marcado la relación del Estado con los movimientos sociales, particularmente los fenómenos de criminalización y paramilitarismo del país reflejados en las cifras expuestas por las organizaciones sociales y defensoras de los derechos humanos sobre presos políticos, desapariciones forzadas, ataques a defensores de derechos humanos y ejecuciones extrajudiciales”. Es significativo el tratamiento de la cuestión étnica por parte del movimiento #YoSoy132: El Estado también ha permanecido cerrado frente a la participación política de los pueblos originarios, denunciado los ataques a sus autonomías de facto en varias partes del país. Por último, en cuanto a la salud el movimiento destaca que el actual gobierno ha incumplido el mandato constitucional de garantizarla, favoreciendo el desmantelamiento y desfinanciamiento del IMSS y el Issste.
Tan importante como el contenido del contrainforme es lo que de él derive a partir de tres términos claves de su invitación final: diálogo, lucha fraterna y transformación.

Imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Videos

Loading...

Catálogo de la cooperativa de Muebles Tintero en PDF