Anticapitalistas en la Otra

Anticapitalistas en la Sexta es un espacio de discusión y organización política de carácter anticapitalista e internacionalista, que busca enlazar las luchas y fortalecer la unidad de las y los trabajadoras de la Ciudad, el Campo, el Mar y el Aire, y del resto de l@s explotad@s por el sistema capitalista para avanzar en la construcción de un Programa Nacional de Lucha y su Plan de Insurrección. Como segundo propósito buscamos difundir las luchas, denuncias y actividades de los adherentes a La Sexta en el país y el mundo, y también de todos aquellos que que sin ser parte de La Sexta se encuentren abajo y a la izquierda.

contáctanos en: aaoc2010@gmail.com
Video del mes: Palabras del mes: Es preciso no olvidar que en virtud y por efecto de la solidaridad del proletariado, la emancipación del obrero no puede lograrse si no se realiza a la vez la liberación del campesino. De no ser así, la burguesía podría poner estas dos fuerzas, la una frente a la otra, y aprovecharse, por ejemplo, de la ignorancia de los campesinos para combatir y refrenar los justos impulsos de los trabajadores citadinos; del mismo modo que, si el caso se ofrece, podrá utilizar a los obreros poco conscientes y lanzarlos contra sus hermanos del campo. CARTA DE EMILIANO ZAPATA A GENARO AMEZCUA Tlaltizapán, Febrero 14, 1918

Firma en contra de la reactivación del proyecto de despojo en Atenco

martes, 6 de noviembre de 2012

Nicaragua: 25 años del Liceo Agropecuario de Jalapa


1 Noviembre 2012

Nicaragua: 25 años del Liceo Agropecuario de Jalapa

 
Pedagogía en tiempos revolucionarios
www.pachakuti.org
Jalapa 22 de septiembre de 2012.
25 años de una primera promoción del Instituto Agropecuario Julio César Moncada Tercero..
--Se celebra la 28 Feria del Maíz por cuatro días en Jalapa, frontera con Honduras, y desfilan carrozas engalanadas con material de plantas de maíz, con alegorías al alimento madre y a la diosa indígena Xilonem que lo protege..
--A 4 km, rumbo a la frontera de Teotecacinte, en la antigua finca La Angélica, se han dado cita, después de 25 años, quienes fueron "primera promoción de técnicos agropecuarios"de un Instituto creado por iniciativa principal de trabajadores y estudiantes, en medio de la guerra de agresión de los años 80, que tuvo en esta zona especial virulencia.
--llegan algunos exprofesores, algunas trabajadoras, estudiantes de aniversario y algunos del siguiente año, y se produce el encuentro acompañado de mariachi, de comida para la gente invitada, de baile tradicional infantil, y de apelaciones al recuerdo a lo que allí se vivió hace 28 años.
-Saluda y rememora el exrepresentante  estudiantil, hoy convertido en próspero empresario mediano del tabaco,
Coordina formalmente otra exalumna hoy profesora en Jalapa, dan la palabra también a un ex profesor , internacionalista de Asturias, a la dirección actual del centro  y al primer director en su fundación en 1984,  otro estudiante de aniversario, que fuera después director por siete años documenta parte de la historia del instituto con abundantes anécdotas sobre muchas y muchos de los profesores, y otro exalumno , hijo del profesor local que había animado la idea inicial del instituto, hace su aporte más científico-pedagógico, y en conjunto, con la bendición y el himno iniciales, se culmina una muy emotiva ceremonia que a mucha gente asistente ha erizado los pelos al rememorar.. tanta vivencia en tres apretados años de internado en un tiempo de ímpetu revolucionario.
A modo de complemento ilustrativo estos apartes:
El agrónomo Alfredo Zelaya junto a la profesora Odily Rodezno elaboraron esta parte
el profe Arjona, más o menos, llegó a plantear estas reflexiones.
El profesor Rubén Sanabria, glosó de esta forma..
La exprofesora Nieves Gómez Vilaseca, envió desde Madrid esta carta..
..y mucho, mucho, quedó aun por decir, por contar, por compartir. Pero se valoró como un gran logro haberse podido juntar, disfrutar y volverse a sorprender de las conquistas construidas con tanto esfuerzo, en esta hermosa tierra jalapeña
..y un reto les dejaron a los actuales estudiantes-profes-trabajadoras del centro: la recuperación completa de la historia propia, enseñándola a las nuevas hornadas
Y también la propuesta a las autoridades de darle un giro y un rango universitario a un instituto que, ahora sí, ya tiene las condiciones materiales para sustentar otras enseñanzas superiores.
--La Feria del Maíz, mientras tanto, continuaba en Jalapa, con desfiles hípicos, con muestra de la variedad de comiditas que tienen su base en el maíz, y que contribuyen según el modelo de uso, a la soberanía alimentaria del país de Sandino, de lagos y volcanes, de poetas y  fuertes raíces indígenas.
.. de los cuatro profesores de España son de los que más recuerdos tenemos porque ellos estaban internos al igual que nosotros y estaban:
La profesora Nieves que siempre andaba con el cabello sin peinarse y era muy fanática para montar a caballo, aunque nunca lo había hecho y la primera vez que lo hizo el caballo la tiró al piso y se fracturó un brazo, pero ella una vez enyesada intentó de nuevo montar pero no se lo permitieron..( parece que en esta descripción  puede haber una confusión con Paco el pelirrojo, que llegúo una semana desde Cataluña)
Celedonio Pérez (alias alcachofa) sobrenombre que se lo ganó porque siempre hablaba muy bien de esa planta que se cultivaba en España
Celedonio era un hombre de mucha ética, hacía alarde de sus conocimientos y de las experiencias con estudiantes de su país, en realidad era muy prominente, tenía mucho conocimiento, cuando uno le preguntaba de cualquier tema siempre tenía respuesta.
Era muy listo y no dejaba que alguien se le pasara de listo: en cierta ocasión Marvin (alias cajeta) colocó una respuesta de un problema de matemáticas que parecía dos y parecía cinco, y una de las dos era la respuesta correcta, pero Celedonio no hallaba cómo hacer y le preguntó a Marvin con tono fuerte ¿es cinco o es dos?.. Marvin no respondió, y entonces dijo: como no está claro te pondré la media.
El compañero Nelson Navarro (alias el pollo) pasaba más tiempo en reuniones del partido sandinista que en clase y Celedonio aplicó examen de matemáticas y él no lo hizo; el pollo pensó que como era reunión del partido el profesor tendría manga ancha pero Celedonio le dijo: Yo no te lo aplicaré porque pasas más en reunión del partido que en clase, ¿te quedas con el partido o te quedas con la clase?. Nelson desconsolado pidió auxilio a la dirección pero el profesor siguió negándose. Luego nosotros convocamos a reunión para tratar de convencerlo pero él mantuvo posición firme: yo no se lo haré yo mantengo mi ética profesional, un alumno para que tenga derecho a mi examen tiene que permanecer en clases, si otro se lo hace que se lo haga, pero yo no, y no lo pudimos doblegar.
En otra ocasión le dio oportunidad a otro estudiante, Augusto César Matute (alias el orejón) que era bien inteligente pero en física era súper rudo: Celedonio le repitió tres veces el mismo examen, en el que había que calcular la trayectoria de un proyectil que era lanzado de un avión a un objetivo y a cierta velocidad, pero este joven nunca lo pudo entender y se aplazó en este examen.
Con el mismo estudiante Celedonio confesó que nunca se había reído tanto: el profesor dictó: "enuncien la ley de Newton". Y él escribió "en, un 100, la ley de Newton".
A pesar de su forma de ser nosotros lo estimábamos mucho porque era un hombre que se preparaba muy bien para impartirnos su clase. Y se preocupaba porque todo lo que nos enseñaba lo fuéramos poniendo en practica.
María Sol:
Era una profesora muy fina, muy profesional, era muy analítica, para sus exámenes teníamos que estudiar muchísimo porque eran de análisis casi no salían preguntas literales como suelen ser los exámenes, era muy entregada a las labores de campo, a veces caminaba con nosotros en cooperativas, haciendo labores productivas. Por razones obvias tuvo que abandonar el centro y se fue a dar clases a la UCA.  Después no supimos de su paradero.
Javier Arjona:
Originario de Asturias España de quien tenemos muy buenos recuerdos, nos quería mucho y hasta la fecha no nos olvida.
Al profesor Javier lo describo como el hombre orquesta, un hombre muy estudioso, talentoso experimentador y muy entregado a las labores de campo y en todas las actividades que salieran ahí estaba Javier, el daba más de su tiempo, es decir no tenía horario, era muy entregado y desprendido a la vez.
Cuando el ejército nos movilizaba Javier iba con nosotros cargando su mochila y su aka y 700 tiros dispuesto a combatir a entregar su vida por sus alumnos y por Nicaragua.
El realizó gestiones en su país para conseguir una gran cantidad de libros para fundar la biblioteca, además consiguió medicamentos abundantes y de buena calidad para el centro, muchas veces utilizó su salario para invertirlo en materiales, tanto educativos como para el centro, todavía cuando nos promocionamos él consiguió algunos materiales.
En sus clases era un hombre muy estricto, nos conocía perfectamente las cualidades de cada uno, fortalezas y debilidades y hacía un esfuerzo grande para que aprendiéramos todo lo que él nos enseñaba; había un módulo de conejos y nos enseñaba todos los cruces habidos y por haber, razas y enfermedades que padecían los conejos.
Tengo grabado en mi memoria un examen de Genética: era de 21 puntos y en cada punto eran dos o tres problemas, era tan largo el examen que algunos tardamos más de dos horas y otros hasta tres; un compañero de nombre Hugo Peterson, después que salió del examen estaba mareado y vomitó.
Existen más recuerdos de él, pero nos quedamos con éstos.

en su saludo de intervención en el 25 aniversario del Agropecuario de Jalapa, el exprofe Arjona decía más-o-menos..que
gracias Odily, gracias Alfredo, gracias trabajadoras, estudiantes de la primera promoción, compañeras y compañeros profes.. por haber propiciado este encuentro, haber trabajado en su preparación buscando a desperdigados, juntando de nuevo voluntades, aquí, en este lugar donde se vivió intensamente una gesta pedagógica.. irrepetible.
..un encuentro que nos provoca irremediablemente reflexiones, sobre aquella época de nuestra vida, sobre lo que hoy tenemos o está pasando en Nicaragua, sobre lo que está pasando en España..
Sobre qué ha pasado con nuestras vidas  25 años después..
..Alfredo ha compartido una versión magnifica de aquella experiencia, pero cada uno de nosotras, de nosotros, seguramente que tiene otras visiones, otras formas de ver lo que pasaba hace 25 años, y todas esas versiones, en conjunto, conforman una Historia, que quiérase o no debe rescatarse para las generaciones actuales de este instituto y otros lugares de formación..
.les cuento que ...cuando nosotros regresamos a Asturias.. nos costaba mucho hacer entender lo que habíamos compartido, lograr explicar lo que ustedes aquí habían construido..
..y es que, cuando hablamos de recordar, de rememorar,  sabemos muy bien que a nadie le gusta volver a poner al día tiempos dolorosos, el tiempo de la guerra de agresión, tanto sufrimiento, dolor, muertos..
Pero también es inevitable constatar que esta vivencia  fuerte del agropecuario de Jalapa se daba en ese contexto de guerra de agresión, muy fuerte, especialmente virulenta en esta zona, y que pese a ese dolor intenso, con hermanos de ustedes asesinados, como el de Nelson, como el de Roger Moreno, y otros familiares..
Y que es en ese contexto de cruel guerra en la que ustedes, trabajadores de la empresa estatal, estudiantes, toman la decisión de impulsar el centro, de que hacia falta en este preciso lugar de Jalapa, de que las condiciones materiales no se daban pero la necesidad sí, y..ahora, desde la distancia, nadie puede negar lo rotundamente acertada que era esa decisión colectiva en el año 84..
..decía que era muy difícil en Asturias, (y lo intentamos muchas veces en numerosas actividades de solidaridad con Nicaragua desde el 86 hasta el 90)  hacer entender el "poema pedagógico" que se construía en Jalapa..  mientras que, por el contrario, era mucho más fácil lograr la complicidad para rechazar de forma rotunda la feroz y sucia guerra de agresión del supergigante Goliat yanqui contra el humilde David nicaragüense..
Y es esa precisamente la causa de que estuviéramos por aquí extranjeras y extranjeros,  de que nos juntáramos en esta  aventura de Jalapa, y recordarlo es esencial en este tiempo distinto, para que la Memoria perdure, y para que Nunca Más puede producirse una guerra tan asimétrica, tan  destructiva, que  obligó a tomar decisiones drásticas como dar armas a todo el pueblo para enfrentar la destrucción que llegaba desde  la frontera, y en ese todo el pueblo estaban estudiantes y profes de "la agricultura" del Instituto que llevaba el nombre de Julio César Moncada  Tercero, cuyo padre está hoy con nosotros, lo que constituye un honor y orgullo añadidos.. 
..y entre esa gente que llegó de afuera,  tratando de acompañar y rechazar la obscena agresión del Norte, preemítanme compartir aquí dos nombres, que además estuvieron brevemente en jalapa en una brigada, que después fueron profesores en el agropecuario de Siuna, y que fallecieron por causas diferentes, dos asturianos como Montse y Joaco...
¿Cómo se hace pedagogía en esta situación peculiar donde los estudiantes tienen que hacer guardias por la noche para defender su propio centro,  o se movilizan en numerosos grupos cuando alguna nueva fuerza de tarea de la contrarrevolución se supone que está quemando galerones de tabaco o destrozando vidas,  o dedican parte de sus prácticas para levantar la producción agrícola, inevitablemente afectada por tanta gente campesina que ha tenido que coger el fusil para defender su territorio..?
Es posible que esas dificultades hicieran crecer la inventiva, el espíritu solidario, e incluso la intensidad pedagógica, tanto como para que, cuando venían las personas de Managua para inspeccionar esos aspectos técnicos de la educación, llegaran a la conclusión, una vez que se lo mostramos carito, de que aquí se estaba produciendo un hecho irrepetible de formación, y de los tres días que tenían planificado para los análisis, dos los dedicaran a acompañarles en el trabajo de campo, como cualquiera otra de las personas voluntarias.
Metodologías inventadas, contacto permanente con trabajadores del campo, las botas en el barro,... es que esta gente era brava con el machete, con el tabaco, con el frijol o el maíz o el arroz, y además  la producción hortícola, las vacas, los chanchos, las conejeras..  ¿cómo se puede medir, en términos de burocracia de la educación, que de 60 estudiantes iniciales, 26 lograran graduarse a los tres años, apretando los cuatro previstos, acortando vacaciones, juntando asignaturas, aumentado el esfuerzo, y encima soportando a profesores extranjeros como nosotros..?
No estaba escrito en ningún lugar.. que tuvieran que empujar cada pocas horas un tractor que no tenía batería ni forma de conseguirla pero que era una joya para el centro, el primer Belarús, con el que a las cuatro de la mañana había que ir a moler el maíz para las tortillas,
Ni que cuando conseguimos el segundo Belarús, nuevecito, el trabajo de campo se incrementara, e incluso se trabajara, el estudiante-tractorista Oscar Fuentes cuyo recuerdo hemos compartido estos días, y algún profesor, muchas horas en campos vecinos para conseguir unos córdobas para el presupuesto del centro, y muchas horas en las tierras propias del instituto logradas con mucha sabiduría por los propios estudiantes, y que puestas a producir supondrían un incremento notable de la alimentación, y por lo mismo de las condiciones elementales para el estudio.
No estaba escrito que estudiantes en turnos tuvieran que hacer  las tareas de cocina, o construir la propia cocina Lorena, o ir a buscar leña, y rajarla meticulosamente, siguiendo las instrucciones de nuestra entrañable cocinera doña María o las demás compañeras que dieron comida, con lo que había , para tanta gente.
..pese  a ello, cada cual tendrá sus valoraciones, en mi caso han prevalecido los recuerdos amables, el cariño por Jalapa, que compartimos hoy aquí, con algunas ausencias que duelen..
..y si me permito hablar a nombre de más exprofes, y  ustedes han rememorado algunas cosas con mucho cariño de Celedonio, de sus clases impecables y duras de calculo o física,.. también yo lo complemento en mi memoria con aspectos más chocantes de su personalidad castellana, austera y en apariencia rígida, como cuando Cele atendía mucho más que los demás a algunos de los chigüines de las cocineras que andaban perdidos por la escuela, o los pájaros heridos y otros animales  que vosotros le llevabais, o la atención rigurosa a las medicinas y a los heridos , pues hacia de farmacéutico y enfermero, y tuvo que afrontar algunas situaciones difíciles, como aquella de algunas balas perdidas y tres heridos en el dormitorio de varones, o el ron-ron que a un compañero se le había metido por el oído..
Y de otra profe, en estos últimos días de buscar, de volver a contactar, logramos encontrar comunicación con Nieves Gómez Vilaseca, que no ha podido venir desde Madrid, pero ha enviado una nota que quiero leer ahorita..  (4)
Madrid 14/09/2012
Con estas bellas palabras: Compañeras y Compañeros, os envía un saludo desde Madrid la que fuera "profesora" de la 1ª promoción de Técnicos Agropecuarios del  Liceo Agropecuario de Jalapa. Pongo profesora entre comillas porque en realidad yo fui la más humilde aprendiz.

Voy a ser muy breve, solo quiero mandar un fuerte abrazo a todos y cada uno de los que estuvisteis formando parte de la comunidad educativa  del  Agropecuario en aquellos  tiempos; a todos recuerdo y recuerdo aquellos días de enseñanza-aprendizaje compartidos como, a pesar (o a causa) de  circunstancias  tan especiales, como días mágicos. Nunca os dije gracias por haberme dejado participar con vosotros de aquel magnífico sueño de cambio que fue la Revolución Sandinista y también de haberme dejado compartir vuestro tiempo y vuestras vivencias; os lo digo ahora, Gracias.
Entre los presentes es seguro que no estaremos todos los que formamos parte de esa primera promoción,  y también probablemente estéis algunos que en aquellos tiempos aún no habíais nacido ; a todos vosotros quería enviaros este mensaje: parafraseando a vuestro compatriota Sergio Ramírez " la revolución no trajo la justicia anhelada para los oprimidos ni pudo crear riqueza y desarrollo; pero dejó como su mejor fruto la democracia", una  democracia defectuosa sí,  donde, como siempre,  la avaricia y vanidad de los hombres (base también del capitalismo) consigue doblegar los mejores sentimientos y propósitos de justicia y libertad pero también  un espacio donde poder seguir trabajando por los mejores ideales, por el bienestar de los demás que traerá, inevitablemente,  el nuestro.
Hasta siempre.
Compañeras, compañeros, como saben vengo de tierra asturiana, he sido minero y al regreso de Jalapa volví a ese trabajo hasta la jubilación, y precisamente en estos días los mineros de Asturias están de nuevo en movilizaciones y marchas..
En aquellas tierras europeas, ahora  de nuevo en crisis capitalista, cuando se muestra y demuestra ese fracaso rotundo del capitalismo y de las insuficiencias de la democracia, y en todo caso, con experiencias más penosas que las que se están viviendo, con más esperanzas en Latinoamérica en el presente.
Hijo de minero era también Gaspar García Laviana, y les cuento que con ocasión del 30 aniversario de su muerte en combate organizamos varios eventos que nos sirvieron para reivindicar su figura y su compromiso con Nicaragua, y de paso recordar  la gesta heroica de la Revolución Sandinista, como heroica es  sin ninguna duda la experiencia de la fundación de esta escuela..
..y como Gaspar, al recordarle, surgen otras figuras del cristianismo comprometido , que llaman teología de la liberación, o seguidores del Cristo de los pobres, (el de Palacagüina), como Monseñor Romero en el pulgarcito de América, o el obispo guatemalteco asesinado Girardi, o tantos otros...y si una persona no creyente como yo está ahora metiéndose con curas y obispos, es por que también desde esa parte tan mayoritaria en el pueblo nicaragüense, los Valores de la Solidaridad, practicados en este instituto, el Internacionalismo que nos hace sentir como propios los anhelos de liberación en cualquier parte del mundo, como dijera aquel Ernesto de la Higuera, nos ha juntado, y tal vez pueda ser posible que nos vuelva a juntar, ¿en cinco años?  antes de que el alemán, el Alzheimer, nos quite la Memoria elemental,
Y no para  contar batallitas o para hablar de nuestros achaques.. sino para seguir fortaleciendo esa Memoria colectiva, para ponerla al servicio, pedagógico, de las generaciones que ahora y el futuro estudiarán en este centro de la antigua Angélica.
Compañeras, compañeros, por haber permitido nuestra presencia conjunta con ustedes  en aquellos años fecundos, por habernos permitido acompañar aquella hermosa odisea triunfante, os estoy profundamente agradecido.
De algunos apuntes antiguos:
El día que despalaron la montaña..
El día que despalaron la montaña, o sea que tumbaron todos los árboles, habían doce tractores bestiales.
El día que despalaron la montaña los tractores llegaron desde alláaa lejos hasta aquí nomás en pocas horas; y donde había árboles grandiosos quedaba tierra lisa.
Aquel día cayeron los jicotes, y las abejas revoloteaban perdidas a su alrededor, en los troncos caídos de los árboles.
Los cusucos corrían buscando su madriguera y no la encontraban y seguían corriendo despistados.
Los conejos, perplejos, eran cazados con palo o con machete por la gente curiosa que observaba el despale: el lirón y los perezosos parecían campesinos en medio de la gran ciudad..
El día que despalaron la montañita una ardilla corría por la llanura desolada y no encontraba donde subirse; y vio  el árbol de cuarenta metros y hacia él trepó.
Y aquel día uno de los tractores tumbó ese último árbol y a la ardilla con él.
(en Jalapa, finales de 1985. finca La Angélica)
Agropecuario de Jalapa en su primera promoción.
(publicado en el Nuevo Diario 1987)
El día 24 de abril se celebran los actos -modestos pero de indudable trascendencia- de graduación de la Primera Promoción de Técnicos Medios en Agronomía de 26 estudiantes de las zonas rurales de la Región I.
Durante tres años, con escasas vacaciones, este grupo de muchachas y muchachos se han formado en el trabajo agrario en contacto directo con las cooperativas y UPE del rico Valle de Jalapa, y al mismo tiempo HAN CONSTRUIDO con sus propias manos el Instituto Agropecuario de Jalapa.
Este poco tiempo de existencia y lo apartado e incomunicado de esta zona de Nicaragua hacen que todavía sea poco conocido este Agropecuario.
Con la salida al mercado de trabajo del primer contingente de cuadros técnicos que además de ser los primeros tienen el indudable mérito de haber sido los protagonistas y máximos responsables de la creación del Centro, el Agropecuario de Jalapa empezará así a dar a conocer otra forma de educar a los técnicos en estrecho contacto con la realidad productiva.
Ingentes han sido las vicisitudes  de los primeros 60 alumnos que iniciaron tareas docentes en el 84. Escasez de profesores,  falta de tierras y presupuesto, condiciones pedagógicas muy adversas, movilizaciones militares, ausencia total de infraestructura educativa.
Con el trabajo físico diario, el permanente seguimiento colectivo de los problemas, la movilización y presión ante las instituciones, se ha llegado a la situación actual con más de 200 estudiantes de Técnicos Medios y Técnicos Básicos, tierras de cultivo, algunas aulas construidas y proyectos pecuarios modelo en marcha.,
La modalidad de estructuras cooperativizadas que el MED pretende implantar en los agropecuarios del país ya ha sido ensayado en parte en Jalapa.
Esta experiencia de tres años en la que han ayudado las diversas organizaciones de la zona de Jalapa y que ha contado con algún pequeño aporte solidario del exterior ha sido posible fundamentalmente gracias al empuje, la valentía,  y seriedad de los estudiantes que ahora se gradúan con méritos, estando muy por delante incluso de la dirección del Centro.
La voluntad del MED-Agropecuario es que el Instituto continúe con ritmo ascendente y creciente, y no siga funcionando por inercia una vez que esta promoción quede fuera de la escuela.
    Javier Arjona, profesor desde el 84 y padrino de la primera promoción.
El tanque de agua.
La Angélica es una finca que había pertenecido a un gringo que le puso ese nombre (el de su compañera de cama) y se dedicaba a criar caballos.
Parece ser que este hombre tuvo problemas con los bancos hondureños y nicas y se fue en el 79. O sea no por problemas políticos, porque incluso se comentaba que había colaborado algo con la guerrilla sandinista.
Cuando nosotros hicimos las gestiones para trasladarnos, porque en la anterior escuela ya no cabíamos y no había tierra, ni agua, la Angélica pertenecía al Estado y se dedicaba al cultivo de arroz. Pero mientras tanto el establo de caballos importado de Texas se dedicaba a bodega de almacenamiento de porquerías químicas y los silos daneses de secado de granos estaban paralizados por falta de repuestos. No había ningún tipo de edificio apto para la enseñanza.
Al comienzo del traslado, los estudiantes cocinaban (cuatro cada día) al aire libre, el galerón-bodega servía de dormitorio de varones y unas oficinas viejas las ampliamos para aula.
Mientras tanto construyeron una cocina adecuada y se fueron adecentando las viviendas viajas del yanqui para más aulas, dormitorio de profesores y alumnas, biblioteca y oficina.
Aunque inicialmente no había instalaciones adecuadas para nada que se pareciera a escuela o instituto, sí que había campo suficiente y un horizonte amplio en perspectiva. El primer año nos dejaron cultivar 20 manzanas, que se Irian ampliando cada año con más estudiantes y maquinarias. De ahí comíamos y nos quedaban excedentes para ir construyendo aulas y mejorando la escuela con instalaciones pecuarias. Y ésa sería nuestra principal fuente de aprendizaje.
Había dos pozos medio tapados pero con agua abundante, incluso para regar. El problema era sacar esa agua y distribuirla para tantísima gente, que lógicamente con el calor y con los trabajos de campo nos manchábamos en abundancia y había que facilitar varias duchas al día. Tardamos algún tiempo en conseguir las bombas de agua adecuadas y después el problema principal era el tanque de almacenamiento y distribución.
Se consiguió de la misma manera que la mayoría de las cosas del instituto: con mucho voluntarismo.
Los estudiantes se habían enterado de que había un gran tanque en una de las fincas estatales, que por su proximidad a la frontera no podía cultivarse a plenitud. Y empezamos a gestionar ante la empresa  y con el Frente para que nos dejaran traerlo.
Después de un par de viajes de reconocimiento, y otro fallido con tractor, consiguieron los muchachos recuperar el depósito para su uso en la escuela.
Con una grúa grande todo habría sido sencillo, pero no había.. Así que después de llegar un grupo seleccionado de estudiantes, bien armados por si acaso, y con dos tractores y gran remolque del ejército, consiguieron hacerlo caer sobre un árbol grande que quedó destrozado, y con muchas maniobras y mañas cargarlo en el tractor y arrastrarlo.
En la escuela la operación era a la inversa: había que levantarlo hasta la vertical.
Primero lo pintaron con diversos verdes por dentro y por fuera, le soldaron dos agujeros de bala que tenía, se construyó una hermosa base de cemento para que no hundiera el suelo, y cuando estuvo listo, un día de mucho sol, procedimos a levantarlo.
Un tractor tiraba de un cable de alambres y otro tractor tiraba del primero. Por medio de una burra metálica se levantaba un lateral del depósito dos metros del suelo con ayuda de cadenas, y cuando los tractores tiraban, un muchacho tenía que desenganchar la burra-grúa subido desde el tanque en movimiento. Pero los dos tractores patinaban unas veces y otras el cable se rompía. Dos grupos de veinte estudiantes controlaban otros dos cables a ambos lados para que el tanque no cambiase de dirección durante el trayecto.
Hubo que llamar a otro tractor más potente y colocar otro en sentido contrario para evitar que el depósito diese vuelta completa y cayese a la otra parte.
Duraba ya varias horas el intento y muchos pensaban que no se conseguiría, nadie había ido a comer y se habían perdido dos clases, lo cual no era habitual pues incluso en los momentos de mayor trabajo las clases teóricas se impartían y en todo caso se cambiaban clases prácticas por otros trabajos.
Finalmente lo conseguimos y con un movimiento lento, señorial y firme, el tanque quedó vertical en la posición predominante que permitiría después localizar la escuela desde lejos, incorporado  para siempre al paisaje de la Angélica, y sobresaliendo en todas las fotos y diapositivas que se hicieron desde entonces.
Al día siguiente Cele dedicó su clase de matemáticas a enseñar a calcular los volúmenes parciales y la capacidad total en galones y litros del tanque, así como la presión del agua y la media de galones de agua que cada alumno utilizaba para ducharse. Cálculo cotidiano.
Los de la agricultura
Los de la agricultura naturalmente eran una banda en Jalapa. O sea los estudiantes que cuando iban al pueblo los fines de semana se hacían notar. Y que cuando había movilización militar tenían más prestigio. Y cuando las competiciones deportivas..."los de la agricultura"...
Si ibas un sábado al Sandra te encontrabas un montón; y claro por ese corporativismo que provoca vivir-trabajar-estudiar juntos que a nadie se le ocurriera meterse con uno de ellos o ellas, porque se metía en líos. Hasta el Cele fue un día víctima positiva de esa solidaridad, un día que llevaba una camisa militar de las de aquí, y un policía sandinista, tratando  de saber por qué bebía cerveza (con uniforme no se podía beber)  y Cele explicándole científicamente que no era verde olivo la camisa aquella, sino caqui, y en medio de aquella semioscuridad..bueno pues hasta que se enteraron algunos estudiantes que empezaron a rodear al policía diciéndole "este es nuestro profe", "somos de la angélica" o sea de la agricultura, y esa camisa, "no lo ves so caballo, no es chocolatita ni verde olivo de las nuestras", y otras cosas más fuertes que aconsejaban al buen muchacho policía que mejor era buscar retirada porque se podía llegar a mayores.. y el Cele impresionado por el espíritu de cuerpo.
Los de la agricultura se embolaban a veces por grupos también y hasta la escuela llegaban noticias confusas de peleas entre ellos, por temas de faldas.
Los de la agricultura tenían fama también en ese aspecto: los más jóvenes sobre todo tenían eclipsadas a las muchachas del insti de secundaria de Jalapa, donde la mayoría eran mujeres.
Y se decía que todo el mundo halaba (cortejaba).
También en lo militar los de la agricultura tenían su mérito y se habían ganado reputación, lo cual tenía sus inconvenientes, porque en cada movilización querían los jefes militares prolongarla más de la cuenta, y nosotros presionando al Frente para que no fuera más allá de lo preciso y no se interrumpiera el curso.
Y es que nuestra gente cumplía más que otros y no eran en general güevones (vagos). Al final teníamos un pacto con los compas y el partido, y no venían acompañados por alguien del Frente no nos movilizábamos (y algún jefecillo militar tuvo que darse la vuelta de vacío y arrecho) y se procuraba en la medida de lo posible, prefijar el tiempo de duración de la movida. Y si se habían contratado diez días y a los diez días aquel monte estaba más o menos normal... se bajaban del monte dijeran lo que dijeran los subjefes compas.
Pero desde luego donde los de la agricultura se llevaban la palma y el ramo de olivo era en el trabajo. Y por eso cada poquito iban por nuestra escuela técnicos y responsables de la UPE Laureano Mairena o de Mindinra o gente del partido proponiendo movilizaciones productivas absolutamente imprescindibles..
Y había días que se suspendían clases para sacar la cosecha de un maíz que se perdía, para arrancar unos frijoles que los compas de la cooperativa estaban movilizados, para recuperar un tabaco que "sólo tenemos chigüines" trabajando, para...  y era muy difícil racionalizar entre lo necesario del trabajo fuera de la escuela y lo necesario de nuestro propio trabajo y estudio.
Hasta que al final (y esas negociaciones siempre me tocaban) teníamos un criterio admitido de que no íbamos a perder más clases, pero que siempre también íbamos a aportar mano de obra cuando la pidieran, solamente que en horas prácticas, en cantidad más o menos reducida, y con compromiso de transporte puntual.
En realidad esos trabajos no eran del todo gratis, pues nos servían para presionar a la empresa en algunas concesiones materiales a la escuela, para obligarles más a facilitarnos charlas de sus técnicos, y a que en cada día de trabajo sus técnicos hablasen siquiera veinte minutos en el propio campo a los estudiantes.. Y nos servía para pedir más tierras a Midinra y Empresa.
Y los de la agricultura cumplíamos.
Mineru pa quien trabayas.
..en torno a esa frase charlamos abundante con Celedonio, y le pareció tan expresiva que la colocó en lugar preferente de su cuarto.
Su cuarto que no era tan privado pues allí estaban las medicinas, y Cele "atendía consulta" administrando de memoria leyendo los prospectos de las medicinas a la gente del internado de acuerdo a las posibilidades. Los casos graves se derivaban al hospital de Jalapa. Y las dudas mayores eran con el genérico "me duele el cerebro" del estudiantado. "Pero te duele todo el cerebro o solo una parte" preguntaba el Cele enfermero, y había que dilucidar si el dolor de cabeza era por  el esfuerzo intelectual, por la falta de alimentación, por un catarro u otras circunstancias.
En aquella época, donde las inyecciones todavía prevalecían, había que colocar bastantes, y me tocaba ese papel de pinchar, de practicante, porque a los nicas no se te ocurriera hablarles de supositorios..
BELARUS
El primer tractor lo conseguimos al comienzo en Tastaslí y era un Belarús de 50 caballos al que le faltaba de todo. No tenía batería y gastábamos ingentes energías empujándolo para arrancar, no le funcionaba la toma de fuerza, pero tampoco había aun instrumentos a los que dar marcha.
Como era el único vehículo de la escuela cubría la importante tarea del transporte de todo. De los alumnos a los campos de trabajo cuando conseguíamos prestado algún remolque, de los alimentos, de fertilizantes, de combustible, piensos, semillas..
Habrían de pasar bastantes meses hasta que consiguiéramos otro tractor, en esta ocasión nuevo "de paquete": un Belarús de 80 caballos gracias a la colaboración de la Asociación para el Desarrollo de los Pueblos. Y con él llegaban también gradas y  arado tridisco..
Como era nuevo tenía de todo..y podía arrancarse con sólo pulsar un botón... lo cual era una bendición del cielo, pues en ocasiones, con el otro, sólo estábamos cuatro o cinco personas y el chunche se ponía pesado y era imposible ponerlo en marcha y quedábamos sin resuello..
Ahora, con el nuevo empujábamos al viejo.
Y comenzaron las labores agrícolas a escala grande. Labrar, gradear, chapodar, sembrar, cultivar y transportar.  Transportar piedras, arena, ladrillos para las construcciones.
Como hasta meses después no conseguimos que el MED asignara sueldo para un tractorista, mientras teníamos que realizar esa labor entre cuatro personas.
Entre clase y clase había que preparar la tierra. En los ratos libres había que buscar alimentos al pueblo. Todos los fines de semana se aprovechaban para traer arena y piedras del río y de paso nos bañábamos. Y todas las mañanitas a moler maíz.
Antes los tractores habían sido norteamericanos y quedaban algunas muestras de John Deere en Jalapa, pero la mayoría estaban paralizados por falta de repuestos.
Los Belarús eran soviéticos y se notaba que estaban diseñados para climas más frescos. El aceite como que le venía muy ligero. Y los nicas enseguida comenzaban a quitarles ventanas, cabinas, para que quedaran más ligeros a la vista. Pero eran hermosos animales y grandes fueron los servicios que nos prestaron.


Imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Videos

Loading...

Catálogo de la cooperativa de Muebles Tintero en PDF