Anticapitalistas en la Otra

Anticapitalistas en la Sexta es un espacio de discusión y organización política de carácter anticapitalista e internacionalista, que busca enlazar las luchas y fortalecer la unidad de las y los trabajadoras de la Ciudad, el Campo, el Mar y el Aire, y del resto de l@s explotad@s por el sistema capitalista para avanzar en la construcción de un Programa Nacional de Lucha y su Plan de Insurrección. Como segundo propósito buscamos difundir las luchas, denuncias y actividades de los adherentes a La Sexta en el país y el mundo, y también de todos aquellos que que sin ser parte de La Sexta se encuentren abajo y a la izquierda.

contáctanos en: aaoc2010@gmail.com
Video del mes: Palabras del mes: Es preciso no olvidar que en virtud y por efecto de la solidaridad del proletariado, la emancipación del obrero no puede lograrse si no se realiza a la vez la liberación del campesino. De no ser así, la burguesía podría poner estas dos fuerzas, la una frente a la otra, y aprovecharse, por ejemplo, de la ignorancia de los campesinos para combatir y refrenar los justos impulsos de los trabajadores citadinos; del mismo modo que, si el caso se ofrece, podrá utilizar a los obreros poco conscientes y lanzarlos contra sus hermanos del campo. CARTA DE EMILIANO ZAPATA A GENARO AMEZCUA Tlaltizapán, Febrero 14, 1918

Firma en contra de la reactivación del proyecto de despojo en Atenco

lunes, 3 de junio de 2013

Anarquistas y criminales. Carta a Javier Sicilia.


(Fer Moya)

A propósito del artículo de opinión que publicó usted en la edición 1905 de la revista Proceso, queremos darle a conocer nuestro parecer.

Su texto tiene la pretensión de afirmar que los compañeros estudiantes que tomaron el edificio de la Rectoría de CU, en días pasados, no son anarquistas, sino nihilistas. No son anarquistas porque sus medios, su accionar, no estuvieron en consonancia con ninguna conciencia ética profundamente arraigada en ellos. La definición más concreta de la “conciencia ética” que usted ofrece es la que la asocia con la “vida de la ciudad”, los anarquistas serían aquellos que desafían al estado, a la ley y a la autoridad sólo cuando éstos han roto con los principios éticos que norman la vida de la ciudad.

Pierre Joseph Proudhon, a quien usted nombra, entre otros, como un referente de lo que le parece un “verdadero” anarquismo, pensaba que la Revolución Francesa no había concluido aún en 1830. Y no lo había hecho, pensaba, porque el estado no había sido abolido. El proceso de liberación de la vida económica que comenzaba no se había coronado con la emancipación política: el estado enajenó la voluntad de los productores en lugar de garantizar su liberación absoluta. La propiedad era un robo porque ese ente enajenante del poder político era incapaz de representar en igualdad de condiciones los intereses de los despojados y de los usurpadores. A esa farsa, Proudhon contraponía la ética de los tejedores, a quienes admiraba y consideraba como el modelo de la nueva sociedad. Pero esa ética era la del taller, la del trabajo, la de los ámbitos rudos y sucios de los marginales de Francia, aquellos cuyos derechos ganados en 1789 habían sido vilipendiados por la clase media agraria en 1791, la que constituyó con sus rentas la nueva “ciudad”, la burguesía, pues.

Para los anarquistas educados en la tradición que va de Proudhon a Durruti, pasando por Bakunin y Malatesta, la “ciudad” no es un pacto acordado por lo que usted llama “el común”, sino el despojo (por una minoría) de los derechos políticos de ese común. El voto, las elecciones... son la consolidación de ese despojo, pues pervierten hasta el antagonismo la democracia directa de los tejedores. Los anarquistas no son los voceros de la ética de la ciudad, sino de la propia de las comunidades robadas. 

Con todo, es cierto entonces que los medios y el accionar de los anarquistas deben enraizarse en profundas convicciones éticas (si habremos de tener razón en lo anterior, las convicciones éticas de la ciudad son cualquier cosa menos profundas). Pero esas convicciones, en virtud de la encrucijada histórica en la que se hallan permanentemente, aquella que enfrenta al estado con las comunidades políticas a las cuales despojó de sus derechos, no pueden ser sino antagónicas a las de las leyes y el estado. Los anarquistas son criminales o no son anarquistas, de ahí que los fundamentos teóricos de su artículo sean tan endebles. 

Pero una cosa son los fundamentos teóricos y otra la política que más o menos puede apegarse a ellos. En su artículo, usted toma postura en el campo de fuerzas que se describió arriba: abiertamente, se pronuncia en favor del estado. El silogismo que construye no tiene nada de profundo ni de magistral: la ética de la ciudad está plasmada en la ley, los anarquistas apelan siempre a la ética de la ciudad: si violan la ley no son anarquistas, sino criminales, delincuentes. ¿Ignora usted que la ley no siempre traduce los intereses del común? Tras una reflexión aparentemente profunda, usted no hace más que reproducir acríticamente el discurso del poder: la protesta no puede exceder los límites de la legalidad. Y esto, según usted, para ser coherente con la propia ideología; según nosotros, porque la violencia secular no debe ser puesta en evidencia, porque nadie debe darse cuenta de que “el estado de excepción es más bien la regla”, porque los muertos de la guerra de Calderón son daños colaterales, no la consecuencia de la agudización catastrófica de las contradicciones sociales estructurales a la sociedad en que vivimos.

En el fondo, su argumento es tan pobre que tiene que recurrir a una fraseología extremista, digna del fanatismo que dice criticar: “Detrás de su violencia, de su absurda exigencia de reinstalar en un CCH a quienes son la expresión contraria de la cultura y la civilidad, y de la confusión de sus demandas, no hay un pensamiento anarquista ni un orden libertario sino la intoxicación maniquea del peor Bakunin...” ¿Conoce usted la historia de los expulsados de Naucalpan por otro medio que no sean los noticieros que alguna vez trataron de criminalizar a su hijo? ¿sabe usted que una de ellas fue salvajemente golpeada por trabajadores y profesores a los que no se va a aplicar ninguna legislación? ¿no le parece un tanto maniqueo tildar de salvaje a una de las partes y de civilizada a la otra?

Por todo lo anterior, dudamos de su buena fe y de la posición que dice ocupar en la lucha contra “un Estado que ha decidido arrodillarse ante los capitales legales e ilegales”; haciendo caso omiso a esa consigna, usted le cree todo lo que dice, y lo hace, al parecer, con el mismo objetivo que persigue toda esa “izquierda” esquirola que a coro condenó a los estudiantes del CCH. El objetivo es sacar raja política, legitimar un reformismo y una diletancia que han demostrado ser absolutamente incapaces de lograr algún cambio mínimo, justificar que de aquí a seis años lo único que harán será campaña política y que, cuando vuelvan a perder, volverán a llamar criminales a quienes se tomen la protesta y la voluntad revolucionaria como un serio compromiso con sus convicciones éticas más profundas.

ESPACIO ESTUDIANTIL BUENAVENTURA DURRUTI
“LLEVAMOS UN MUNDO NUEVO EN NUESTROS CORAZONES”
(cubículo 114-bis, Facultad de Filosofía y Letras, UNAM)

Imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Videos

Loading...

Catálogo de la cooperativa de Muebles Tintero en PDF