Anticapitalistas en la Otra

Anticapitalistas en la Sexta es un espacio de discusión y organización política de carácter anticapitalista e internacionalista, que busca enlazar las luchas y fortalecer la unidad de las y los trabajadoras de la Ciudad, el Campo, el Mar y el Aire, y del resto de l@s explotad@s por el sistema capitalista para avanzar en la construcción de un Programa Nacional de Lucha y su Plan de Insurrección. Como segundo propósito buscamos difundir las luchas, denuncias y actividades de los adherentes a La Sexta en el país y el mundo, y también de todos aquellos que que sin ser parte de La Sexta se encuentren abajo y a la izquierda.

contáctanos en: aaoc2010@gmail.com
Video del mes: Palabras del mes: Es preciso no olvidar que en virtud y por efecto de la solidaridad del proletariado, la emancipación del obrero no puede lograrse si no se realiza a la vez la liberación del campesino. De no ser así, la burguesía podría poner estas dos fuerzas, la una frente a la otra, y aprovecharse, por ejemplo, de la ignorancia de los campesinos para combatir y refrenar los justos impulsos de los trabajadores citadinos; del mismo modo que, si el caso se ofrece, podrá utilizar a los obreros poco conscientes y lanzarlos contra sus hermanos del campo. CARTA DE EMILIANO ZAPATA A GENARO AMEZCUA Tlaltizapán, Febrero 14, 1918

Firma en contra de la reactivación del proyecto de despojo en Atenco

jueves, 30 de mayo de 2013

La evaluación de la lucha de clases


La evaluación de la lucha de clases, el análisis de los escenarios políticos, la coyuntura en un período determinado, la interrelación y los agonismos y antagonismos existentes, las manifestaciones de sinergia o por el contrario de fuerzas neutralizadoras, la hacemos en referencia, como polo activo, sobre el imperialismo norteamericano.
No obviamos ni descartamos de manera superficial a las fuerzas aliadas al imperialismo, que, por ser de menor envergadura, pueden en un momento dado convertirse en peligrosas y nefastas fuentes de agresión, guerra, invasiones, desestabilizaciones, a nivel incluso regional, en otras llanas palabras, perpetuar el capitalismo.
No se trata de desconocer que desde las mismas fuerzas o posiciones anti imperialistas, se promuevan de manera irresponsable situaciones que permitan el encimamiento brutal contra la soberanía de los países, por ejemplo, el caso de Kadafi es paradigmático y las consecuencias sobre el pueblo Libio. Otro ejemplo más lejano en el tiempo, es como la irresolución o una mal lectura del escenario y de la correlación de fuerzas es el caso del gobierno de Allende que, permitió a ese íncubo del imperialismo, Pinochet, sumir en sangre a la sociedad chilena y frustrando un gobierno democrático. Lejano, pero más reciente que el caso citado anteriormente, lo constituye la derrotada, en las urnas, revolución sandinista en Nicaragua.
Son situaciones y escenarios diferentes, con correlación de fuerzas diferentes que, ameritan su estudio y profundización para sacar experiencias. Hay una experiencia general de la cual hay que partir para no ser sorprendido y que se encuentra resumida en la expresión del Ché, durante los acontecimientos en el Congo y el asesinato de Lumumba: "En el imperialismo, no se puede confiar ni un tantico así" A ningun revolucionario se le escapa que la situación en Venezuela, es para los revolucionarios y para el imperialismo, un asunto de extrema importancia, donde se decide el avance de la revolución latinoamericana o por el contrario su postergación ad infinitum tempore.
Y de allí la importancia de las opiniones, de las argumentaciones, de las ideas sobre lo que allí está ocurriendo, situación agudizada luego de la muerte de Chávez.
Es sabido que el imperialismo repudia cualquier intento o práctica de golpear el bolsillo de las burguesías dependientes e incondicionales de su "patio trasero", a su vez estas burguesía se sienten plenamente respaldadas por el trono imperial norteamericano.
En Venezuela se avanzó mucho en términos relativos y absolutos respecto a cubrir necesidades sentidas del pueblo, relegadas por los gobiernos burgueses antes que Chávez. Hoy estos avances peligran, la derecha se encima de manera agresiva y peligrosa y la dirigencia chavista con Maduro a la cabeza, tienen la visión de que estamos en situación de resfrío y no de cáncer. De allí que recetan aguita de mejorana y paños tibios para curar el cáncer real y resfrío aparente de la sociedad venezolana.
Los "teóricos" y los dirigentes venezolanos están atados por intangibles teorías de conciliación de clases, retroceso teórico y práctico que desconoce o pone al pairo la lucha de clases, favoreciendo estratégicamente al imperialismo y a sus títeres internos Como cantos de sirena los reformistas, revisionistas, oportunistas de toda laya, y, por supuesto los plumíferos del imperialismo, enarbolan de manera edulcorada la teoría de "alternativas de gobiernos inteligentes". Resulta que nadar entre tiburones se convierte en un placentero deporte en un mar donde es inexistente la lucha por la sobrevivencia social, es decir, no existe la lucha de clases.
Si la dirigencia chavista persiste en debatirse en insustanciales soluciones superficiales, en atarse en la miopía administrativa respecto a la escaces y a simples denuncias sobre sabotaje o acaparamiento, el tiempo contrarevolucionario suma insatisfacciones y crece, se convierte en un laurte, una avalanza, en una bola de nieve imparable contrarrevolucionaria. Como está aconteciendo hoy en venezuela. La contrarrevolución organizada, dirigida, financiada, por el departamento de estado norteamericano, tiene sus tiempos, etapas, momentos. Ha hecho suyo el tiempo, el tiempo contrarevolucionario en Venezuela va ganando.
La falacia de pueblos inteligentes, intuitivos, de pueblos sabios, hace ya mucho tiempo se los llevó el viento. El pueblo hace suya la Patria, la Nación, el País, cuando se siente dueño de ellos, cuando no lo es, cae presa del engaño, que siempre le cuesta mares de sangre.
Y es que la evaluación de reformistas, revisionistas, oportunistas y quinta columnistas, dentro del proceso bolivariano, ni siquiera consideran la nacionalización la estatización de toda la propiedad privada, menos aún, posesionar como propietarios a los trabajadores.
El estado burgués considera las elecciones como una encuesta y el estado venezolano, el proceso bolivariano ha salido mal parado de esa encuesta electoral, y, de persistir por es línea de legalismo burgués, será enterrado y la saña vengativa de la burguesía no tiene límites.
Eso lo enseña también la historia.
Los límites contrarrevolucionarios del imperialismo en Venezuela, sólo pueden ser contenidos por el pueblo en armas, un pueblo PROPIETARIO de su nación, de su Patria, de su país, lo cual no es el caso en Venezuela, los hilos de contención son muy débiles y se reducen--algunos piensan que es bastante y suficiente--a gobiernos sin apoyo popular, excepto en las urnas--en algunos casos--o a instituciones regionales. La historia también enseña que el poder nace del fusil. HAY QUE PREPARSE PARA UNA GUERRA POPULAR PROLONGADA, y eso sólo lo puede hacer el pueblo dirigido por una clase revolucionaria y su partido revolucionario.

Hay, sin embargo, en el panorama político mundial, evidencias concretas de los límites del imperialismo norteamericano, evidencias de que las contradicciones entre estados imperiales, de alguna manera son obstáculos a la dominación global unipolar, muestran que los intereses económicos imperialistas trufados y confitados bajo otras banderas o codificaciones--democracia, lucha contra el terrorismo, primaveras árabes, etc, etcétera, necesitan además de pretextos, un discurso cada vez más oblicuo, tangencial, para justificar y sobre todo, para ocultar sus verdaderos apetitos de dominación.
Uno de esas situaciones se visualiza en Siria. Parecería que la situación en la península Coreana ha sido relegada a un segundo plano, tipo meseta, con algunos potenciales agudos, potenciales espigas, cada cierto tiempo, lo propio respecto a Irán.
Hay una especie de losange, es decir, un espacio común entre las potencias en pugna, espacio que ha tenido que ser luchado duramente, en especial por parte de Rusia. La diplomacia a lo largo de todos los tiempos implica poder económico y militar suficiente, para ser exitosa, implica disponer de recursos tecnológicos y presencia mediática, implica espionaje para una aproximación lo más cerca de la realidad de las debilidades del enemigo o para establecer líneas de confusión en el análisis a la inversa, de las debilidades y potencialidades propias, básicamente para establecer el grado de decisión y voluntad para optar por la lucha o políticas conciliadoras.
Y esto es lo que está ocurriendo en Siria por un lado. Otra tangible política está dada por factores regionales que se interceptan incluso de manera caótica con las líneas fundamentales de las políticas de los estados capitalistas más poderosos que intervienen en el curso de los acontecimientos sirios. Por un lado los estados musulmanes como Arabia saudí y Quatar. En otra banda Israel y Turquía, cada uno con sus intereses y problemas. En otra banda Irán y el movimiento libanés Isbulah chiita. Y finalmente, aunque con aparente menor peso e importancia el pueblo palestino en el centro de la disyuntiva Siria y árabe. En este marco no puede ser obviado Egipto.
Todo el escenario gravitando y exclusivamente determinado por la voluntad del gobierno sirio de Asaad, de no dejarse derrocar, se ha convertidio en una espina clavada en la garganta de los intereses norteamericanos y europeos. El perdedor es el pueblo sirio con decenas de miles de muertos y cientos de miles de refugiados, huyendo de la masacre en que se ha convertido el país.
Mucho papel redactado, continuación dinástica, dictadura, falta de democracia, etc.,lo cierto es que el pueblo sirio, y no las potencias e intereses foráneos, es el que debe decidir su destino. Porque de lo que se trata es preservar el principio de autodeterminación de los pueblos y rechazar la intervención extranjera en los asuntos internos de siria.
Es evidente que los llamados "revolucionarios" bajo tolda del ejército sirio de liberación, son en esencia mercenarios pagados por Arabia saudí y Quatar, pagados y armados por la administración Obama, la OTAN, Alemania, reciben todo el apoyo financiero, reciben armas y el apoyo mediático de esos países, en alguna medida las diversas facciones mercenarias están pegadas por la saliva contrarrevolucionaria norteamericana.
Aunque aparentemente más alejada de esta circunstancia puntual-el caso sirio-, la situación interna de USA, de Europa, incide de manera intangible pero directa, a la torpeza y desvarío de la acción militar y de la diplomacia burda norteamericana y de sus peones. Por el contrario la diplomacia rusa se muestra juiciosa, hábil y decidida.
Junto con China frenan en el Consejo de seguridad de la ONU, la ya descubierta maniobra parecida a la que adoptó contra Libia de Kadafi.
El imperialismo se encuentra empantanado en un mar de zargazos de dificultades, no todas fáciles de ser solucionadas, con un alto nivel de contricción de su economía, con niveles de pobreza casi similares--en proporción- a la crisis de los años 30, con problemas migratorios y de empleo, problemas de seguridad social y salud, implementa políticas de espionaje y represión cada vez más abiertamente fascistas contra su población. El gobierno de Obama enfrentado a las pretenciones republicanas, perdida la confianza del público, con incumplimientos bizarros de promesas electorales no cumplidas, opta en la situación interna por invocar intervencionismos a nombre de la seguridad de los norteamericanos.
Pero en Venezuela la administración Obama, se está jugando el todo por el todo, emplea lo más conpiscuo de la guerra sucia, favorecido por la dubitación, el desconcierto y la falta de decisión de la dirigencia chavista, presa de reformistas, quintacolumnistas y de oportunistas.
Si en Venezuela no se aplican medidas revolucionarias, el gobierno de Maduro y Bolivariano, lo mandaran a bolina

Imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Videos

Loading...

Catálogo de la cooperativa de Muebles Tintero en PDF