Anticapitalistas en la Otra

Anticapitalistas en la Sexta es un espacio de discusión y organización política de carácter anticapitalista e internacionalista, que busca enlazar las luchas y fortalecer la unidad de las y los trabajadoras de la Ciudad, el Campo, el Mar y el Aire, y del resto de l@s explotad@s por el sistema capitalista para avanzar en la construcción de un Programa Nacional de Lucha y su Plan de Insurrección. Como segundo propósito buscamos difundir las luchas, denuncias y actividades de los adherentes a La Sexta en el país y el mundo, y también de todos aquellos que que sin ser parte de La Sexta se encuentren abajo y a la izquierda.

contáctanos en: aaoc2010@gmail.com
Video del mes: Palabras del mes: Es preciso no olvidar que en virtud y por efecto de la solidaridad del proletariado, la emancipación del obrero no puede lograrse si no se realiza a la vez la liberación del campesino. De no ser así, la burguesía podría poner estas dos fuerzas, la una frente a la otra, y aprovecharse, por ejemplo, de la ignorancia de los campesinos para combatir y refrenar los justos impulsos de los trabajadores citadinos; del mismo modo que, si el caso se ofrece, podrá utilizar a los obreros poco conscientes y lanzarlos contra sus hermanos del campo. CARTA DE EMILIANO ZAPATA A GENARO AMEZCUA Tlaltizapán, Febrero 14, 1918

Firma en contra de la reactivación del proyecto de despojo en Atenco

viernes, 17 de mayo de 2013

Eugéne Pottier...Autor de La Internacional

Eugène Pottier, autor del himno del proletariado mundial


“ La Internacional”, interpretada en las diversas manifestaciones políticas y culturales, es uno de los himnos más emblemáticos del movimiento obrero internacional. El texto fue escrito por Eugène Pottier (París, 1816 -1887), un tallista de madera que, desde sus 13 años de edad, empezó a ganarse el pan embalando cajones en la ciudad de Lille, al norte de Francia y cerca de la frontera con Bélgica.
Se cuenta que Pottier, que era hijo de una familia pobre, como pobre fue él a lo largo de su vida, escribió el texto de “La Internacional” en junio de 1871, tras la caída de la Comuna de París, en la cual participó activamente contra los monárquicos franceses, y que Pierre Degeyter, músico y obrero dependiente en una papelería, luego de encontrar los versos de “La Internacional” entre los papeles de su autor, compuso la melodía en 1888, consciente de que la música no sólo debe suscitar una experiencia estética en el oyente, sino también trasmitir un mensaje que convoque a la reflexión y la comprensión de una realidad social indeseada.
Este canto, traducido a casi todos los idiomas por su connotación ideológica e importancia histórica, fue creado por dos trabajadores franceses, quienes depositaron lo mejor de sí en “La Internacional”, cuyos primeros versos, acompañados coherentemente por una composición de melodías, armonías y ritmos, retumban en el aire, al son de los instrumentos de viento y percusión, y entre voces que se alzan desde el fondo del alma, con una fuerza que estalla en el corazón: “ ¡Arriba, los pobres del mundo. / De pie, los esclavos sin pan!/ Atruena la razón en marcha, / Es el fin de la opresión...”.
“La internacional", desde que se la cantó públicamente en el congreso de la Segunda Internacional Socialista fundada en 1889, se ha convertido en el himno del proletariado mundial, en una obra musical que se entona a viva voz no sólo en los acontecimientos más significativos de las organizaciones sindicales, sino también en cada Primero de Mayo, al conmemorarse el Día Internacional de los Trabajadores. Este mismo canto, con diferentes modificaciones de la letra, ha sido interpretado en la Tercera y la Cuarta Internacionales; es más, llegó a ser himno oficial de la Unión Soviética entre 1918 y 1943.
Asimismo, no es extraño que los revolucionarios, que entonan este himno con el brazo izquierdo en alto y el puño cerrado, hagan suyo este texto que, en cada verso y estrofa, expresa sentimientos, circunstancias y pensamientos, como un llamado vehemente a la solidaridad entre los pobres, a la necesidad de lucha contra la opresión capitalista y al deseo de construir una sociedad con más libertad y justicia en un mundo que sea el paraíso de toda la humanidad.
Eugène Pottier, aparte de haber sido escritor, dibujante y revolucionario, fue un ser sensible capaz de trocar en versos sus pensamientos ideológicos más profundos. Sus biógrafos aseveran que poseía el don de la palabra y que a los catorce años de edad escribió su primera poesía, titulada: ¡Viva la Libertad! Desde entonces, no dejó de registrar con su puño y letra todos los acontecimientos políticos en Francia. Sus versos, que después de su muerte fueron musicalizados por diversos compositores, tenían la intención de despertar la conciencia de clase de los trabajadores y fustigar a la burguesía que estaba ingresando a su fase de descomposición imperialista.

Este militante obrero, fiel a su instinto de clase y credo revolucionario, estuvo presente en los diferentes acontecimientos del movimiento obrero suscitados en Europa a finales del siglo XIX. Fundó la Cámara Sindical de Talleres de Dibujantes y se afilió a la Primera Internacional . Durante el sitio de París, fue nombrado brigada de un batallón de la Guardia Nacional y delegado ante el Comité Central. Asimismo, en 1871, fue elegido por unanimidad para formar parte del consejo de la Comuna de París. Luchó en las barricadas en defensa de la Comuna y, tras la derrota de este movimiento insurreccional de los trabajadores, huyó de la represión de la “Semana Sangrienta” y de la ejecución, refugiándose en Inglaterra y Estados Unidos, donde trabajó como dibujante y maestro.
Durante su exilio, y asumiendo con dignidad su condición de inmigrante en tierras lejanas, escribió el poema “Los obreros de los EE. UU. a los obreros de Francia”, en el cual refleja la vida de los trabajadores bajo el yugo del sistema capitalista, dando cuenta de su miseria, su trabajo inhumano y su firme decisión de acabar con la explotación del hombre por el hombre. Estaba convencido de que los trabajadores de todas las latitudes, por encima de las fronteras nacionales, tenían las mismas necesidades y el mismo interés de lucha por hacer posible la revolución proletaria mundial, cuya vanguardia indiscutible es la clase obrera.
Años más tarde, cuando el gobierno francés concedió amnistía general y restableció el orden constitucional, Pottier retornó del exilio y reanudó sus actividades políticas en París, donde participó en la formación del Partido Obrero Francés y colaboró en el periódico “El Socialista”, junto con Paul Lafargue, quien, además de médico y periodista revolucionario, fue el yerno de Karl Marx y uno de los teóricos marxistas más connotados de su época.
Eugène Pottier se mantuvo activo en la vida política y en su quehacer literario, hasta que la muerte lo alcanzó e l 8 de noviembre de 1887. El cortejo fúnebre, al que acudieron miles de trabajadores, se convirtió en una manifestación popular, donde no faltaron los gritos de: “ ¡Viva Pottier!”. El coche fúnebre llevaba la orla roja de los miembros de la Comuna, ante los ojos de la policía reaccionaria que, en medio de disparos y disturbios, intentaba arrebatar las banderas rojas que flameaban en la procesión. Muchos fueron los discursos a su memoria y muchos los artistas que musicalizaron sus versos. Sus restos descansan en el cementerio de Peré Lachaise, donde también están enterrados los revolucionarios que fueron fusilados tras la derrota de la Comuna de París.
V.I. Lenin, impactado por la muerte de este magnífico autor del himno del proletariado mundial, escribió en el No. 2 del periódico “Pravda”, del 3 de enero de 1913, palabras de hondo sentimiento y admiración: “Pottier murió en la miseria, mas dejó levantado a su memoria un monumento imperecedero. Fue uno de los más grandes propagandistas por medio de la canción”. En efecto, sus “ Cantos Revolucionarios” , entre los que destacan “La Internacional”, “El Terror Blanco” “El Muro de los Federados” y “El Rebelde”, fueron tan efectivos en la lucha anticapitalista como los discursos incendiarios de los líderes políticos y sindicales.
 
Eugène Pottier murió sin ver el triunfo de la revolución proletaria, pero su poesía, convertida en himno y arma de protesta, lo mantiene más vivo que nunca. Sus textos parecen fantasmas que recorren el mundo y la letra de “La Internacional”, que se canta en coro y al unísono, es su mejor legado a la humanidad. No en vano los trabajadores, que se alzan con valor y solidaridad inquebrantable, repiten el estribillo: “…¡ Agrupémonos todos,/ en la lucha final!/ El género humano/ es la internacional.”
Este himno revolucionario, debido a la fuerza en su melodía y el mensaje inherente en sus versos, parece haber nacido desde las mismas entrañas del proletariado internacional que hoy, como siempre, enarbola las banderas de lucha contra el sistema capitalista y honra la memoria de Eugène Pottier, cuyo talento y compromiso social quedaron plasmados en el ritmo marcial de “La Internacional, que desde hace más de un siglo entonan millones de trabajadores a lo largo y ancho de este planeta, donde todavía no se han perdido las esperanzas de que otro mundo es posible.
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Videos

Loading...

Catálogo de la cooperativa de Muebles Tintero en PDF